10 actitudes que un emprendedor debe aprender de los niños

niñoemprendedor

Curiosos, apasionados, entusiastas, enérgicos, perseverantes, todo eso son los niños y también el perfil de un emprendedor. Recordemos y trabajemos esas cualidades que perdimos con el pasar de los años, para así lograr nuestras metas y objetivos.

       1.   Asume riesgos:

De niños no existía el temor a perder o fracasar. Andábamos deseosos de experimentar y descubrir cosas nuevas sin importar tropezar ni caer. Cuando nos hacemos mayores pensamos mucho en las consecuencias. Esto a veces no nos permite llegar hasta el final y nos quedamos únicamente en un intento.

       2.  No dejes de aprender: 

De pequeños todos los días queremos aprender algo nuevo, los niños no se conforma con los conocimientos adquiridos. Un emprendedor debería mantener esta costumbre siendo consciente que nunca sabemos lo suficiente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


       3.  Inspírate:

Los niños desarrollan su personalidad fijándose e inspirándose en actitudes de las personas que los rodean. Por eso, siempre fíjate siempre en los detalles más simples porque basándote en ellas, puedes crear grandes cosas.

       4.  Pregunta:

No sientas temor ni vergüenza de preguntar cualquier cosa que te interese saber. Hasta las preguntas más tontas te pueden llevar a descubrir cosas fascinantes. A un niño no le interesa si su pregunta parece ridícula, simplemente quiere aprender.

       5.  Sé sociable: 

Un niño a donde llega va conversando y jugado con otros infantes, de esta manera se divierte, aprende y disfruta.  En el mundo de los negocios, las relaciones son fundamentales, por eso opta por empezar tú la conversación, no esperes a que sean los demás quienes lleguen a ti.

       6.  Demuestra tu afecto:

Los niños son felices demostrando su cariño. Nada nos cuesta regalar sonrisas, ese simple gesto puede ser el inicio de un gran y productivo día. Recuerda que el ambiente laboral es fundamental para el bienestar de nuestra empresa.

       7.  Piensa diferente:

Cuando somos pequeños vemos un mundo lleno de opciones y oportunidades donde podemos hacer infinidad de cosas. Atrévete a ser y pensar diferente sin importar el qué dirán.

       8. Valora las cosas importantes de la vida: 

A medida crecemos, trabajamos y vivimos motivados por el dinero y nos olvidamos de amar, reír, soñar y compartir. El dinero es una parte importante de nuestra vida profesional, pero no debes permitir que todo gire en torno a él.

       9. No te rindas:

Cuando un niño empieza aprender algo nuevo como leer o escribir no es relevante el número de fracasos anteriores. Lo único que cuenta es conseguir lo que se propone. Esfuérzate al máximo y aprende de tus errores, pues si no lo consigues hoy, lo harás mañana.

      10. Haz lo que te apasiona

Emprender no debe ser una tortura, sino todo lo contrario, disfruta haciendo lo que te apasiona. Cuando nos hacemos mayores cambiamos pasión por preocupación. El emprendedor cambia seguridad por riesgo para recuperarla.

Vía: negociosyemprendimiento.org

Artículos Relacionados

comments