10 características de la economía gig

Son conocidos los empleos ocasionales como “freelancers”, pero lo nuevo es que ese modelo laboral se ha expandido a otros sectores económicos.

Las nuevas formas de la economía, que surgen con modelos como el de Uber, están cada vez más desconectadas de la formalidad de las empresas tradicionales, aunque están basadas esencialmente en la conexión que es su columna vertebral.

Así que ya vienen surgiendo nuevas formas de trabajar y producir dinero, lo que se conoce como economía gig, también conocida como economía colaborativa, o economía de los freelance, que ha generado una gran cantidad de empleos en la última década.

El nombre gig proviene de la época en que los músicos de jazz se ganaban la vida con el dinero recibido en cada presentación. Algo que persiste hasta el día de hoy en el mundo artístico y que se ha hecho extensivo al resto de los sectores laborales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Pero, ¿qué es y en qué consiste la economía gig? El concepto se refiere a servicios como Airbnb, Uber, Amazon Flex, entre otros, que crecen vertiginosamente y han hecho temblar los esquemas de mercado de trabajo en diversas industrias.

¿Qué tienen en común estas propuestas?

1. Conexión e información: la base de estas nuevas formas de economía es la ubicuidad. Estos servicios se centran en la comunicación a través de Internet, tal cual, se trata de “economía basada en la Red” y las aplicaciones son los medios.

2. La innovación es su motor: todas estas nuevas ideas han puesto sobre la mesa modelos de negocio novedosos, prácticos y a la altura del imparable y sorprendente desarrollo tecnológico que estamos viviendo.

3. Flexibilidad laboral: estos modelos plantean preguntas sobre la protección y estabilidad de los puestos de trabajo. De hecho, de ahí sale el término “gig”, utilizado a principios del siglo XX por los grupos de jazz cuando hablaban de colaboraciones espontáneas. Un estudio de la empresa Intuit revela que hoy en Estados Unidos 40% de la fuerza laboral está compuesta por freelancers. Así es que los detractores de este tipo de trabajo piensan que de esta forma se está promoviendo el “trabajo a ratos”.

4. Es una economía de intercambio: en ese sentido, se transforma la relación empleado-empleador, lo mismo que la de empresa-cliente, con quien en muchos ocasiones se da más bien un intercambio.

Te puede interesar: Holocracia, el modelo laboral que deja en el olvido al jefe

5. Se hace difusa la frontera entre trabajo y ocio : esto es debido a la constante movilidad y a la eliminación de los horarios fijos. Se hacen menos nítidos los límites entre horario de trabajo y de ocio, y se difuminan las paredes del espacio laboral. Cualquier lugar puede ser sitio para el trabajo.

6. Formas de pago con plásticos: cada vez desaparece más el dinero en efectivo porque las transacciones, tanto económicas como relacionales, son virtuales.

7. Se rompen fronteras: puesto que la mayoría de estos sistemas –excepto Uber, claro- prestan sus servicios a nivel global. Esto, además, acerca a las personas.

8. Su creación ha causado conflicto para el estatus quo económico: por ejemplo a los sistemas de taxis y transporte público de algunas ciudades, para el caso de Uber. O a los conglomerados hoteleros, servicios de hospedaje y turísticos, como ha sido el caso de Airbnb y Home away.

9. El trabajo llega al ringtone: muchos esperan en su teléfono para ser llamados a realizar un trabajo, tal como sucede con Amazon Flex que plantea un empleo de colaboración en el que cualquiera puede repartir los paquetes de envío de la empresa en cualquier momento. Bueno, esto ya no demora en ser reemplazado por el servicio de drones…

10. Todos pueden ser todo: de ahí el término de “economía de compartir”. Se puede llevar un paquete o transportar a alguien, hospedar gente y preparar comida, etc.

Vía: merca20.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P