25 cosas que no debes hacer si quieres conseguir mejores clientes

Esta es una guía que necesitas para tener en claro quiénes son tus clientes más rentables y aumentar tus utilidades.

conseguir clientes

Para quienes desean conseguir no solamente más, sino mejores clientes, hay ciertas cosas que debes dejar de hacer para conseguirlo.

Seguramente, algunos negocios tienen algunos clientes; otros que se van porque no valoran los servicios, cuestionan los conocimientos, la experiencia, etc. Entonces, queda claro, que para conseguir mejores clientes no es una tarea sencilla

Pero con las adecuadas estrategias y mucha dedicación, es posible. La clave es organizarse y dedicarle el mayor tiempo posible. Y paradójicamente, se ha convertido en el factor escaso porque no está funcionando lo que se hace.

Así que si no estás consiguiendo los clientes que se desea, si no se atrae atrayendo a la gente correcta, se deja de hacer TODO lo que se está haciendo y empezar de nuevo. Porque, todo lo que estás logrando es perder el tiempo.

1. No preguntarse quién es el cliente ideal

No se tienes qué trabajar con todo el mundo, pues hacerlo costará dinero. Si nos enfocamos en un determinado tipo de clientes y con ellos con una determinada necesidad para resolver, ña solución es más precisa, adecuada y más rentable.

Te puede interesar: 10 ideas para promocionar tu negocio para conseguir clientes sin costo alguno

2. No especializarse

Hay que especializarse es ofrecer servicios especializados para encontrar a los mejores clientes rápidamente en vez de perder tiempo buscando clientes que no saben lo que quieren. Y cuando no saben lo que quieren, es muy difícil dejarlos satisfechos y mucho menos que recomienden el negocio o servicios.

3. Asumir que se sabe lo que el cliente necesita

No es una cuestión de soberbia, ni mucha experiencia. Es pura estupidez. Y luego uno se pregunta por qué no se venden los servicios. Es que no lo que el cliente necesita porque se lo hace en función de lo que uno piensa y no de lo que se ha investigado.

4. Vivir en el anonimato

Si se tiene una web y no se muestra quien uno es (la cara, tu foto, real) y el nombre, y sólo se escudan en el típico “somos una consultora comprometida con el medio ambiente que se encarga de realizar un servicio integral a empresas…” ; no se está siendo muy auténtico. Ser una persona real es todo lo que necesita un cliente para confiar en el negocio. No necesita un grupo de personas fantasma en una organización que parece de un tamaño que no es.

5. Pasarse días, semanas y meses diseñando un servicio “a medida”

Los especialistas recomiendan hacerlo en el más corto de tiempo posible; digamos 2 horas. Ese es el tiempo para ayudar a los clientes a diseñar su oferta de valor y crear un servicio de alto nivel y atractivo. Esto es lo relevante. El resto, toca hacerlo cuando se logra el cliente. No antes.

6. Diseñar un servicio metodológicamente complicado

Aunque se tenga un gran acompañamiento de parte delemprendedor, ningún cliente lo va a valorar. Cuando más simple, mejor.

7. Tener precios y honorarios bajos

El precio de los servicios dicen mucho del negocio. Si se conforma con poco, el mensaje que se envía al mercado es ese. Mi solución no es tan valiosa.

8. Cobrar por horas

Nadie va a creer que en un par de horas se les puede resolver el problema de su vida. Si se lleva más tiempo, si se trata de un proceso, ¿entonces por qué se cobra por hora?

9. No saber prolongar el ciclo de vida del cliente

Si se tiene buenos clientes, entonces hay que ofrecerles un servicio complementario o de un siguiente nivel una vez que se haya finalizado la primera contratación. Conseguir un nuevo cliente es 5 veces más difícil que conservar el que ya tienes.

10. No tener múltiples fuentes de ingresos

Estos son los diversos tipos de servicios o productos que deben complementar al mismo cliente. No deben dispersarte sino por el contrario enfocarse en resolverle mejor sus problemas.

ventas

11. Procesos de ventas larguísimos

Una reunión, tras otra y otra. Si no se ha decidido en una semana o con una reunión, no se va a decidir en dos. No atreverse a decir que ya se tomó la decisión y sigue dando vueltas, es lo que no se debe hacer.

12. Hablar con cualquiera que no parezca interesado en los servicios

¿Sabes cuál es la razón principal por la que tus potenciales clientes rechazan tus servicios? No, no es el dinero. Es que no ha sido creado para ellos.Deja de perder tiempo con personas que no son tu cliente ideal (y que no te van a comprar, ni que le regales tus servicios).

13. Regalar conocimiento

Hay que dejar de regalar conocimiento en la reunión de ventas. Si no se sabe cómo entusiasmarlo por más (de eso se trata vender), no va a comprar porque se lo asesora gratis.

14. Abrumar hablando de los servicios.

Esto sucede cuando se nota que el interlocutor está empezando a retorcerse en la silla, mirando de reojo su reloj . Y es que contarle vida y obra de tus servicios, o la tuya, no va a hacer que tu potencial cliente quiera contratarte.

15. No saber cómo introducir el precio

O cuándo …. y no es cuando el cliente pregunta. Si no se usa la comunicación de los precios de manera estratégica sólo se logrará que se conviertan en una excusa de fácil acceso.

16. No manejar las objeciones

Si el potencial cliente ha hablado de lo crítico que es este problema en su vida, etc. hay que ofrecerle una solución y si  dice “me encanta, la voy a comprar en un par de meses cuando acomode un par de cosas”. Pero, ¿te tragas ese cuento sin repreguntar?

17. Ofrecer servicios sin estar seguro de poder ayudar

Hay veces en que se pierde tiempo en una reunión de ventas ante la imposibilidad de enfrentar la situación de aclarar que no se podrá ofrecer la ayuda que necesitan.

18. No incentivar al potencial cliente a tomar una decisión

Hay personas a quienes les cuesta más decidirse, pero con el incentivo correcto pueden hacerlo en menos de una semana.

19. No saber hacer un cierre de ventas

Muchas veces se está tan convencido de que el cliente ha tomado la decisión correcta que se continúa dándole detalles sobre el servicio y sobre cómo este va a solucionar sus problemas. Detalles y más detalles, y nada sobre lo que tiene que suceder a continuación para que se concrete el cierre de ventas.

20. No saber jugar el juego de los precios

No se trata de hacerles un descuento, porque eso es justamente lo que devalúa los servicios, pero sí se puede implementar estrategias de precio para incentivar a los potenciales clientes a contratar uno de los servicios o productos.

22. No hacer contratos con los clientes

Las reglas de juego del servicio deben quedar claras desde el principio para evitar muchass idas y vueltas, correos o conversaciones posteriores sobre temas sensibles como fechas de pago, cancelaciones de citas, etc.

23. Empezar a trabajar antes de que el cliente realice el primer pago

Puede que algunos clientes quieran empezar a trabajar y esperar que luego puedan pagar, pero seguro que no hacen eso cuando van al médico o cuando compran en la tienda del barrio. Todo es una cuestión de reglas de juego.

24.  Quedarse colgado esperando una respuesta

Si un potencial cliente  ha dicho “lo tengo que pensar” y pasan varios días y semanas y se sigue pensando que es posible que dé una respuesta. La verdad es que no va hacerlo.

25.  Huir cuanto se pueda de las ventas

Sin ventas no hay clientes, sin clientes no hay ingresos. Sin ingresos no hay negocio. Y si no importan para el negocio, no estarías leyendo esta nota. En vez de gastar tanta energía evitando vender, hay que invertir unas cuantas horas a aprender a vender y solucionar el problema de una vez y por siempre.

Vía: emprendices.com
Foto: empresariados.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments