4 consejos para contratar un auditor interno

Su labor principal es asegurar un adecuado funcionamiento del área financiera de la empresa.

auditor-interno

Muchos emprendedores se han dado cuenta que hay un descontrol en sus finanzas, pero no llegan a saber cuál es el problema. La empresa parece estar gastando más de lo que debería, pero no logran identificar en qué.

La solución podría ser una auditoría, de tal modo que al revisar todos los procesos de la empresa el auditor interno identificará los puntos y ofrecerá alternativas de solución.

Así que te ofrecemos algunos tips que se debe considerar a la hora de contratar a este profesional.

Por qué contratar a un auditor interno

La rutina de la empresa puede se la traba en la identificación de las fallas de gestión por el hecho que está metido en la escena; es decir, es parte del problema. Lo cierto es que en la gran mayoría de veces con una mirada externa se logra encontrar los errores de gerencia, por más obvios que sean.

Esa, justamente, es la función de un auditor interno: hurgar en todo el escenario financiero de la empresa, incluyendo documentos como registros contables, informes de flujo de caja y políticas de control.

La auditoría es práctica común en empresas de capital abierto, pero también puede ser útil en las pequeñas empresas, principalmente cuando el emprendedor es novato.

Te puede interesar: Sabes cuándo realizar una auditoría

Precisamente, entre las principales funciones de una auditoría son:

  • Analizar la función de los controles contables, financieros y operacionales.
  • Medir cuánto se están cumpliendo los procedimientos obligatorios.
  • Verificar el grado de confianza de las informaciones y los datos contables de la empresa
  • Evaluar la calidad de la ejecución de las tareas
  • Calcular los riesgos estratégicos de la empresa

Consejos para contratar a un auditor interno

1. Estudiar el mercado

Su labor permite encontrar la mejor relación entre costo y calidad para el negocio. Por eso pide presupuestos, estudia las propuestas, entiende qué es lo que ofrece cada uno e investiga sus experiencias. Si no se hace esto, se gasta dinero en vano.

2. Analizar las referencias

Una vez que se haya encontrado la mejor alternativa, se debe evaluar las referencias de ese profesional. Hay que conocer su formación y conversar con clientes antiguos para descubrir si lo recomiendan.

3. Observar su área de actuación

También hay que darle preferencia a los auditores que ya trabajaron con empresas del tamaño de la propia compañía y del sector. Un auditor especializado en otro sector podrá demorar más y ser menos eficaz.

4. Asegurar la confidencialidad

Es fundamental que el auditor se comprometa a mantener bajo la más estricta reserva toda la información de la empresa. Dicha obligación debe constar en el contrato, pero aún así vale la pena que se converse con el profesional para evaluar si se confía en él.

Por último, hay que recordar que una auditoría interna debe ser un aprendizaje, pues permitirá aprender técnicas para mejorar la rutina del trabajo. Cuanto más información se obtenga de los auditores, más cerca de la eficiencia estará la empresa.

Vía: destinonegocio.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL