5 claves para tener un negocio de alto potencial

Lejos del mito de que un negocio exitoso nace a partir de una muy buena idea y el resto fluye solo, las empresas de alto potencial se planifican cuidadosamente desde el principio, y se trabaja duro durante muchos años para llevar el proyecto adelante.

Quienes tienen un negocio tradicional como una Pyme, el mundo de las startup podría parecer muy alejado, cuando en realidad los microempresarios tienen grandes ventajas para crear negocios innovadores.

Por lo general no necesitan más que un cambio de mentalidad sobre cómo construir negocios escalables. Precisamente, una incubadora de negocios, se especializa precisamente en eso: transformar negocios tradicionales en startups.

Así que compartimos los siguientes consejos para convertir una Pyme en un negocio de alto potencial:

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. No enamorarse del negocio sino del problema o necesidad

Por más años de experiencia que se tenga, el mercado cambia. Se tiene que tener la mente y los oídos muy abiertos para descubrir oportunidades de necesidades mal atendidas en el sector. Si no se le dedica buena parte de tiempo hablando a fondo con los stakeholders (no solo clientes sino también proveedores, aliados, competencia, etc.), el negocio se va a quedar estancado en algo que no va a innovar.

2. No se necesita tener para ofrecer

No necesitas ser dueño de una flota de vehículos para ofertar servicios de taxi Uber. De hecho, en muchos casos ni siquiera se necesita un local comercial. Esto se llama economía colaborativa, y se basa en aprovechar recursos mal utilizados (usualmente de otros) y obtener un pequeño margen de un gran volumen.

Te puede interesar: Preguntas que debes hacerte antes de abrir un negocio

3. No se necesita un producto o servicio perfecto

Lo perfecto es enemigo de lo bueno. Gran cantidad de emprendedores se toman demasiado tiempo planificando y muy poco ejecutando, y el emprendimiento es práctica, no teoría. Y a veces no se necesita más que Facebook, Whatsapp y capacidad para crear decenas de experimentos económicos y ejecutar muy rápido sin temor a equivocarse.

4. Métricas: Medirlo todo

Probablemente, son muy pocos los emprendedores realmente que miden al detalle todas las acciones que realizan. Conocer su LTV (Valor del Tiempo de Vida del Cliente, o Lifetime Value) es vital para saber cuánto se gana por un cliente desde que conoce el producto o servicio hasta que deja de comprar, y conocer el Costo de Adquisición de Clientes (CAC), que ayuda a definir estrategias para no desperdiciar dinero en marketing y gastar solo lo justo necesario. Un estudio del Startup Genome indica que los emprendedores que aprenden de sus métricas crecen 3.5 veces más que quienes no lo hacen.

5. Crear un monopolio para ser mejor en el mercado

Peter Thiel (Paypal, Facebook) aconseja evitar la competencia a toda costa. Esto es posible para un emprendedor si es que apunta a un mercado muy muy pequeño y específico, se monopoliza y luego va creciendo hacia afuera. Por ejemplo, puede convertirse en el más experto manicurista de gatos (y probablemente sea el único) y la audiencia puede ser muy reducida, pero se va a ganar el prestigio como el mejor y desde ahí será más fácil crecer ofertando otro tipo de servicios para gatos, y se tendrá mejor aceptación.

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL