5 ideas preconcebidas sobre el aprendizaje de los idiomas

idiomas

Son muchos los alumnos a quienes no les agradan las clases de inglés, alemán o francés. Pero, creciendo, este desamor por los idiomas podría transformarse en un obstáculo para su carrera. ¿Ya te encontraste en esta situación cuando te perdiste el empleo de tus sueños porque no hablabas, o hablabas mal otro idioma? Y, ¿sabías que hablar un segundo idioma puede aumentar tu sueldo? Aquí, 5 ideas preconcebidas sobre el aprendizaje de los idiomas, que podrían animarte a retomar ese curso de inglés o francés que tanto postergabas.

1. “Soy un poco tonto para los idiomas”

Aprender un idioma no es una cuestión de inteligencia. Se trata más bien de tener la curiosidad de interesarse por los demás, su cultura y llegar a inhibir sus temores y su timidez. Lo más importante en el proceso de aprendizaje de un idioma es la motivación y la tenacidad: no debes abandonar a la primera dificultad.

2. “Soy demasiado viejo”

Nunca es tarde para aprender un idioma. Además, si los niños integran más rápidamente el vocabulario y el acento, los adultos tienen más facilidad de dominar las estructuras gramaticales y la conjugación. Uno puede empezar a estudiar un idioma a cualquier edad, y, además, un estudio demostró que aprender un nuevo idioma después de los 40 años mantiene el cerebro joven.

3. “No tengo tiempo”

Muchas personas piensan que el tiempo necesario para aprender un idioma es el mismo que en la escuela: años y años. En realidad, se puede aprender un idioma de manera más eficaz y más rápida que en la escuela. Si vas a lo esencial y demuestras una buena voluntad, puedes resumir seis años de aprendizaje en solamente uno. Encontrar tiempo para el aprendizaje es una cuestión de prioridades. Basta simplemente en pasar menos tiempo viendo televisión o en Internet, y aprovechar más el tiempo libre.

4. “No quiero viajar al extranjero”

Es cierto que la inmersión es una excelente manera de progresar. Pero, si no quieres o no puedes gastar tiempo y dinero para viajar, puedes simplemente mirar programas, películas o escuchar canciones en el idioma que estudias. También mira a tu alrededor, es probable que conozcas a una persona quien habla otro idioma, (mejor si es nativo) ¿por qué no invitarla a conversar de vez en cuando?

5. “No soy bueno para los acentos”

Efectivamente es un poco complicado dominar los acentos de adulto. Los niños tienen más facilidad con los acentos ya que no están tan acostumbrados a las frecuencias sonoras de su idioma materno, contrariamente a los adultos que tienen más dificultad a desligarse del idioma. La mejor manera para reeducar tu oreja a otros sonidos es mirar películas en el idioma que aprendes, hasta que tu pronunciación sea más natural.

¿Te atreverías a aprender un nuevo idioma?

Vía: chefdentreprise.fr

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion