5 tips para hacer que tus empleados “maten” por tu empresa

¿Ansías mejorar tu productividad? Pues deberías empezar por hacer que tus empleados trabajen felices para ti. Hay estudios de sobra que demuestran que una organización que mantiene felices a sus empleados es una que obtiene mejor performance económica al final de al año. Si es así, ¿por qué todas las empresas no desarrollan políticas que conviertan a sus colaboradores en empleados felices? Porque es una tarea muy complicada. Hacer felices a personas tan disímiles es como armar un rompecabezas sin tener idea de la imagen original del juego. No se requiere de dinero, pero sí de tiempo y conocimiento para tal fin.

Te vamos a ahorrar el camino. Con estos 5 pasos podrás construir una cultura organizacional en la que todos quieran estar:

  1. Que la cultura sea un prioridad en la mesa ejecutiva

Hay dueños que crean una solución fácil y nada barata para desarrollar una cultura que cree empleados felices. Contratan a un connotado especialista en Recursos Humanos, y les dicen: “Bueno, quiero empleados contentos con lo que hacen. Tienes un plazo de 6 meses para lograrlo”. Al final, esos mismos dueños olvidan sus propios requerimientos.

Si de verdad se desea construir una cultura feliz en la empresa, resulta imprescindible que tanto el dueño como los gerentes de la empresa (incluido el de Recursos Humanos) hagan suyo el mensaje. Durante cada reunión semanal, cada jefe de área debe dar cuenta de los avances logrados al respecto.

  1. Otorga recompensas personalizadas

Un error común que se comete en las grandes empresas es pensar que todas las personas estiman las recompensas de la misma manera. Cada persona es un universo distinto. Hay algunos que valoran más los bonos por objetivos cumplidos, otros prefieren que esas metas sean valoradas para un futuro ascenso, mientras un tercer grupo prefiere ser reconocido por sus superiores ante toda la organización. No hay recompensa si el empleado no la asume como tal, es la moraleja de esta historia.

  1. Implanta una verdadera política de puertas abiertas

Ya, encontraste la solución: política de puertas abiertas en la empresa. Sin embargo, pasan los días, semanas, meses o hasta años y nadie se ha acercado a tu oficina para hablar, salvo aquellos que desean un aumento de sueldo. Es que así no funciona la política de puertas abiertas. Si los empleados no vienen a ti, tú debes ir hacia ellos.

  1. Amolda tu organización a la cultura que tú quieres

Se avecina otro problema. El jefe del área X renunció el mes pasado. Y ya han llegado algunos colaboradores quejándose de la actitud del nuevo jefe. Estás dejando que otros construyan la cultura de la empresa, ¿no te das cuenta? Cada jefe o empleado tiene una idea muy particular sobre cómo debería ser una organización perfecta. Ellos tratarán de implantar su sistema si es que tú no has definido antes cuál será el tipo de organización que deseas construir.

  1. Dejar que los colaboradores aporten a la cultura de la organización

Eso es muy diferente a que ellos construyan la cultura. Por ejemplo, puedes dejar que un grupo de ellos se encargue de realizar la celebración por el aniversario de la empresa. Otro grupo puede ser la encargada de organizar las reuniones deportivas. Y así, una y otra mil funciones delegadas. Solo así los empleados “matarán” por tu empresa.

Deja un comentario