8 lecciones que se aprende al viajar para mejorar la carrera profesional

turismo

Muchas personas no lo saben, pero viajar es parte importante de la escuela de la vida. Viajar es más que un placer, más que una actividad o un dulce escape del ajetreo y el bullicio de la vida urbana.

Al igual que un líder necesita estar en contacto con la gente, un viaje aporta una ayuda importante para desarrollar muchas competencias que sin duda son de aplicación en la vida profesional (y no profesional).

No en vano al viajar se conoce tras culturas y por tanto se aprende a ver el mundo desde diversas perspectivas humanas. Por ejemplo, un ingeniero muy organizado y metódico se verá obligado a improvisar y a desarrollar su parte creativa para intentar resolver un problema que se plantee en un viaje.

Entonces, el viaje desempeña un papel importante no sólo para el desarrollo personal sino también para un gran impacto en la carrera profesional. En este sentido, aquí hay 8 lecciones que se aprende al viajar para potenciar la carrera profesional.

Abrazar lo desconocido

Viajar está a veces lleno de incertidumbres, como la vida misma. Nunca se sabe lo que sucederá una vez que se visita un destino con un nuevo ambiente y su gente. Pero no hay que tener temor a lo desconocido; más bien, anticiparse con entusiasmo porque eso hace que el viaje valga la pena.

Y como nada en esta vida está predeterminada, incluso en las carreras profesionales, cuando las cosas no salen según lo planeado en su trabajo diario, uno debe aprender a lidiar y adaptarse a situaciones imprevistas.

Por ello, abraza lo desconocido, adaptarse bien a las diferentes situaciones y responder el reto. Si ello se logra, uno aprenderá a tener una de las mejores cualidades de liderazgo que se pueden practicar en el lugar de trabajo.

Ampliar horizontes

Viajar abre a nuevos retos, cosas que probablemente aún no se han descubierto y experimentado. Por eso no se debe dejar pasar estas oportunidades de viajar para ampliar los horizontes e ir más allá de los límites de la zona de confort. Esa es la única manera de llegar a ver las cosas con claridad y de manera diferente.

En las profesiones no hay que imitarse a las cosas que uno puede y no puede hacer. Se trata de tener la oportunidad de ser una persona que asume riesgos y se sorprenderá de cuántas aventuras le puede deparar el camino.

Desafiarse a sí mismo para aprender

Cada viaje que se toma es una oportunidad para ganar más nuevas habilidades, saber más acerca de uno mismo, y ver el mundo desde una perspectiva diferente.

Uno nunca debe cansarse de aprender algo nuevo cada vez que se sale de la zona de confort. Y así es como debe uno acercarse a su carrera profesional también.

Por eso nunca dejar de aprender ya que necesitará esa habilidad en la toma de decisiones inteligentes a lo largo de la profesión. Y recordar cada lección que se aprende de los viajes que es importante.

Viajar para un cambio

El viaje es para hacer cambios y eso ayuda también carrera profesional. No importa lo ocupado que podría estar en el trabajo, encontrar una manera de viajar es darse ese gusto de conocer a aquellos destinos soñados. Y lo que va a cambiar la percepción de la vida y cómo se debe enfrentar a los problemas.

Perderse un poco

Dejar de lado todo y “perderse” es parte del viaje. Si nunca se ha experimentado este tipo de aventuras, sin duda que falta mucha tela que cortar.

A veces, cuando las cosas son imprevistas es cuando uno encuentra la emoción sumado a hacer cosas que nunca se hubiera imaginado hacerlo ( jumping, canotaje, buceo, etc). Después de viajar y aprender tantas cosas nuevas, uno comienza a darse cuenta de muchas cosas aprendidas.

Si alguien más lo hace, uno también debe intentarlo

Otro de las lecciones de viaje es que ayuda a desarrollar la confianza : nos enseña a comunicarnos con la gente extranjera y cómo ir a lugares que nunca se ha visitado. A fin de cuentas, es tener la confianza y el coraje para hacer cualquier cosa.

Así que si otras personas pueden hacerlo, ¿por qué usted no? Lo mismo en el lugar de trabajo, no se debe dudar en pedir ayuda si se necesita. No tener miedo de acercarse a alguien o hacer amigos con ellos. La construcción de buenas relaciones con sus colegas hará que el trabajo sea más fácil y durarero.

Siempre tratar de ser amable

Al viajar a nuevos lugares se conoce a personas de diferentes ámbitos de la vida. Algunos son amables, algunos son serviciales, pero también hay quienes que simplemente se harán de la vista gorda y no se preocuparán del visitante.

Cuando accidentalmente toca en este tipo de personas, no debe dejarse una impresión negativa sino que siempre hay que tratar de ser amable con ellos.

En este sentido, trabajar con personas difíciles es difícil, pero uno debe lidiar con ellos. No importa cuántas personas difíciles sean; solamente asegurarse que uno siempre es amable con ellos para que no afecten el rendimiento en el trabajo.

La felicidad no sólo es dinero

Viajar puede costar dinero, pero no tiene por qué ser tan caro. Uno todavía puede disfrutar de viajar a varios lugares sin afectar la billetera.

Aparte del presupuesto, también se debe enfocar en otras cosas que son reales e importantes, tales como la forma en que se puede vivir simplemente como la gente local y aprender experiencias foráneas. Y es que un viaje a uno le abrirá los ojos de cómo el resto del mundo vive.

Por otra parte, el dinero es una necesidad, claro, pero la felicidad no depende de él. Algunas personas optan por conseguir un trabajo que los apasiona, incluso si no pagan bien, en lugar de elegir una ocupación donde se gana mucho más pero que a uno no le interesa en absoluto. Recordar solamente que el dinero puede ser importante, pero no lo es todo.

Vía: lifehack
Foto: visitlondon

Artículos Relacionados

1 Trackback / Pingback

  1. Dejó $450.000 de salario para recorrer el mundo - Pymex

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.