Aprende a conseguir colaboraciones potentes aún si eres poco conocido

Colaboraciones son una forma muy potente para llevar tu negocio al próximo nivel. Pocos las consiguen y menos las buscan porque piensan que son una pérdida de tiempo o requieren demasiado esfuerzo.

Las principales razones por las que las empresas no buscan colaboraciones potentes:

Antes de buscar colaboraciones hay que tener las propias bases del negocio claras. No sirven para definir quiénes son tus clientes y cómo llegar a ellos. La falta de experiencia no es la principal causa para no buscarlas. La mayoría de las personas no consigue encontrar colaboraciones potentes por las razones siguientes:

  • Miedo al “no”: no pregunta porque piensa que no tiene nada que ofrecer. Recuerda que el “no” ya lo tienes y lo único que puedes conseguir es mejorar la situación actual. Si no te lanzas nada cambiará el estatus quo.
  • Modelo de colaboración complejo: ofrece un modelo de colaboración complejo. Si no se entiendo lo que propones en 2 o 3 líneas no vas a convencer. Alguien que no te conoce no tendrá la paciencia de dedicarte mucho tiempo.
  • No se persigue el objetivo: se rinde demasiado temprano para llegar al objetivo por miedo de agobiar a la otra parte. Hasta que no te digan que “no” tienes el derecho de hacer el seguimiento.

8 factores clave para conseguir colaboraciones potentes:

La buena noticia es que cualquiera puede conseguir una colaboración potente aunque sea totalmente desconocido. La mala noticia es que no es fácil sobre todo si no se tienen en cuenta los factores clave para conseguirlas.

1. Pedir una presentación por un contacto común:

si la persona que contactas no te conoce es complicado que te haga caso. En la mayoría de los casos siempre existe algún contacto en común. Si la presentación directa falla, LinkedIn puede ser una vía de acercamiento para conectarse.

2. Proponer un café para quedar:

a nadie le gusta perder el tiempo y menos a personas que probablemente reciben varias peticiones de colaboración cada semana. No propongas quedar a comer porque es más difícil escapar y requiere más tiempo. Un café de 30 minutos cerca de la oficina del colaborador objetivo (o donde él te diga) lo convierte más fácil quedar bien contigo.

3. Tres fechas y horas para encontrar el hueco en la agenda:

para encontrar la fecha ideal haz 3 sugerencias con día y hora porque es más cómodo que tener que buscarla. Evita el “cuando quieras” porque disminuye la probabilidad de recibir una respuesta.

4. Ser simpático:

suena un poco extraño pero si lo piensas es evidente que nadie que quiere trabajar con gente que no le caigan bien. Si no eres alguien demasiado simpático esfuérzate un poco. No significa que pretendas ser alguien que no eres. Es suficiente sonreír de vez en cuando sobre todo por teléfono puede tener un impacto positivo porque aunque no lo veas se nota.

5. Proponer un modelo sencillo:

lo que propongas tiene que ser muy sencillo. En 2 o 3 frases tiene que estar 100% claro lo que lo propones. No busques formulas complicadas aunque pienses que aporten más valor. Hazlo más simple posible para aumentar la probabilidad de generar interés.

6. Dar mucho más de lo que recibes:

Las colaboraciones funcionan a medio y largo plazo. Si quieres conseguir una colaboración potente tienes que aportar mucho más de lo que recibes al principio. Tienes que demostrar que merece la pena trabajar contigo y ganarte la confianza para hacer más cosas en el futuro.

7. Dejarlo todo por escrito:

No cometas el mismo error como yo en muchas ocasiones y déjalo todo por escrito. En una conversación se suele interpretar cada punto de la manera más favorable para uno mismo por lo que es clave generar las expectativas correctas desde el principio. Resumir lo hablado en un mail es una oportunidad para identificar posible malentendidos.

8. No rendirse y hacer seguimiento:

No todo siempre sale a la primera. Hasta que no te digan que “no” tienes el derecho de insistir. No pierdas nunca la paciencia y no seas nunca borde aunque haya algunos mails que no han recibido respuesta. Si buscas una colaboración potente no esperes que seas la máxima prioridad desde el principio. Si haces un seguimiento continuo y de manera educada puedes lograr el objetivo en algún momento.

Las garantías de éxito no existen en la vida. El “no” ya lo tienes. Si no preguntas nunca tendrás la oportunidad de lograr esa colaboración potente que estás buscando.

Fuente: marketingguerrilla.es

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion