Cómo definir la orientación de tu negocio – Parte 2

humor

Continuando con nuestro artículo sobre cómo definir la orientación de tu negocio, seguiremos con la estrategia de diferenciación de la imagen, la estrategia de apoyo a la diferenciación, la estrategia de diferenciación en la calidad y del diseño, la estrategia de no diferenciación, y las estrategias de alcance o segmentación.

E. La Estrategia de Diferenciación de la Imagen.

Las empresas se esfuerzan por crear imágenes que las distingan de la competencia. La imagen de una empresa o una marca debe transmitir un mensaje singular y distintivo, que comunique los beneficios principales del producto y su posición. Los símbolos pueden conllevar al reconocimiento de la empresa o la marca y a la diferenciación de la imagen. Las empresas diseñan letreros y logos que permiten reconocerlas enseguida. Además se asocian con objetos o letras que son símbolos de calidad o de otros atributos. Por Ejemplo: la palomita de Niké, la manzana de Apple, el cocinero de Pillsbury, o la “M” de McDonald’s. La empresa puede crear una marca o imagen en torno a una personalidad Por Ejemplo: Passion = Elizabeth Taylor, Telcel = Lucero, Avon = Juan Ferrara, Andrea = Paty Manterola. Algunas empresas se llegan a asociar incluso con colores, por Ejemplo: IBM (azul), Campbell y Coca-cola (rojo y blanco), anteriormente Bancomer usaba esta asociación con el verde, pero al ser comprado por BBV cambio al azul.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


F. La Estrategia de Apoyo a la Diferenciación.

Más sustancial, aunque sin efecto es el producto mismo, es la diferenciación sustentada en algo que va acompañado al producto, una base de apoyo. Este servicio puede referirse tanto a las ventas, como a los servicios al ofrecimiento de un producto o servicio relacionado con la venta.

G. La Estrategia de Diferenciación en la Calidad.

La diferenciación de la calidad tiene que ver con las características del producto que lo hacen mejor, no necesariamente diferente, sino mejor.

H. La Estrategia de Diferenciación del Diseño.

Ofrecer algo que sea en verdad diferente, que rompa con el diseño dominante, para proporcionar características únicas, originales y novedosas, no confundir esto con poner el producto como una moda, ésta es solo pasajera y así como viene, se va.

I. La Estrategia de No Diferenciación.

Constituye una estrategia, muy común, donde existe un espacio vacío en el círculo total, los espacios abiertos del mercado y los administradores sin capacidad o voluntad para diferenciar lo que venden, dan pie a los imitadores o productos “pirata” como decimos comúnmente.

J. Las Estrategias de Alcance o Segmentación.

J.1. La Estrategia sin Segmentación.

Mediante la configuración básica del producto que ofrece, la organización trata de captar una proporción más amplia de mercado.

J.2. La Estrategia de Segmentación.

Al igual que los grados de segmentación son limitadas, las posibilidades también lo son porque algunas organizaciones prefieren ser integrales para así atender todos los segmentos, mientras que otras prefieren ser selectivas y competir rigurosamente solo en ciertos segmentos.

J.3. La Estrategia de Nicho.

Se enfocan en un solo segmento de mercado, de cierta manera todas las estrategias son en algún sentido de nicho, ya que se caracterizan tanto por lo que excluyen como por lo que incluyen. Ninguna organización puede hacer todas las cosas para toda la gente. La estrategia que engloba todo no puede ser considerada de ninguna manera una estrategia.

J.4. Las Estrategias de Fabricación sobre pedidos.

Representa el caso extremo de la segmentación, la disgregación del mercado aun grado tal, que cada cliente en si mismo constituye un segmento único, cuando se trata de un diseño sobre pedido estos casos implican la cadena de valor completa, el producto no solo es distribuido de manera personalizada, sino que es diseñado para un cliente en particular.

Mira la primera parte en:

Cómo definir la orientación de tu negocio – Parte 1

Vía: Pyme’s

Artículos Relacionados

comments