Cómo un japonés gana US$ 62 millones con mercado de pulgas en internet

Con una aplicación para vender en la web logró ganar US$3.2 millones en sólo 16 horas. ¿Cómo lo hizo?

Hace 5 meses, Yusuke Mitsumoto tuvo una corazonada: ¿si pagara instantáneamente a los clientes por sus productos usados ​​en internet, sin garantía de entregarlo? ¿ganaría dinero?

Y lo hizo por medio de una aplicación que lanzó en junio para compenetrarse en el mundo del comercio electrónico para solamente probar su idea. Y funcionó mejor de lo que hubiera imaginado; después de 16 horas, este empresario japonés de 36 años, se sorprendió al descubrir que estaba comprometido con 360 millones de yenes (US$ 3.2 millones) y cerró el servicio.

Al día siguiente comenzaron a llegar camiones llenos de aparatos electrónicos y ropa, y donde los empleados de su nueva empresa formaban una larga fila de personas para trasladar todos los paquetes a la pequeña oficina de su empresa en Tokio.

Ante el sorprendente y exitoso negocio online, Mitsumoto relanzó su servicio en agosto, llamándolo Cash, como una nueva manera de reunir inventario para un mercado de pulgas online.

Cómo funciona

Cabe anotar que todas las compras diarias tienen un tope de 10 millones de yenes, y se limitan a bolsos de lujo, teléfonos inteligentes, vestuario,  relojes y otros artículos específicos de una lista de varios miles.

El negocio es simple: los clientes solamente deben tomar una foto mandarlo a Cash por lo que reciben una oferta no negociable y donde los precios se establecen automáticamente en función de los datos recopilados de otros mercados de segunda mano. Y Cash gana dinero mediante la reventa de los productos.

“La verdad que fue un experimento social”, confiesa Mitsumoto, quien empezó a vender productos en internet en 1996. Más tarde creó Stores.jp, la versión japonesa de Shopify, que luego lo vendió y obtener dinero.

Te puede interesar: ¿Cómo un joven de 22 años se volvió millonario?

Mercado de pulgas online, negocio redondo

Actualmente, las ventas de segunda mano son un gran negocio en el país del Sol Naciente con un mercado avaluado en 1.6 billones de yenes, según el Reuse Business Journal.

Por ejemplo, Bookoff Corp. tiene cientos de tiendas que compran y venden de todo, desde ropa, libros usados ​​hasta productos electrónicos y videojuegos. Por su parte, Mercari Inc. se convirtió en la primera empresa japonesa emergente de internet en ser cotizada en más de US$1.000 millones con una aplicación de teléfono inteligente que facilitaba a las personas vender cosas de segunda mano.

Lo que Mitsumoto descubrió fue una manera de eliminar las cosas que las personas no quieren. Así que incursionó a un mercado de éxito en vista que las personas no tenían tiempo ni paciencia para deshacerse de sus cosas y venderlas por su parte. Así que con Cash solamente tienen que tomar buenas fotos, escribir descripciones de productos y regatear con los compradores.

Venta millonaria

Lo cierto que era solo cuestión de tiempo antes que la competencia más grande hiciera una oferta. Fue así que Mitsumoto recibió un mensaje de Facebook el 4 de octubre que decía: “¡Hola! ¡Soy Kameyama~! ¡Véndeme Cash~! ¿No?”. Fue el mensaje de Keishi Kameyama, una de las personas más ricas de Japón y el fundador de DMM.com, un imperio de medios de comunicación y tecnología con US$ 1,600 millones en ingresos.

Kameyama comenzó a ganar dinero con la pornografía, pero ha convertido a su empresa en una plataforma de comercio de divisas, con ventas de videojuegos, una escuela de inglés online y hasta parques solares. Así que Mitsumoto acordó vender Cash a DMM por US$ 62 millones.

Vía: Merca2

Artículos Relacionados