Consejos de un joven millonario que construyó su negocio desde un garaje

Antes de cumplir 30 años, su marca ya valía US$10 millones de dólares.

millonarios

Sin ánimo de parecerse a muchos otros emprendedores, Sam Ovens, tuvo siempre en mente desarrollar una idea desde su propio hogar; mejor dicho, desde su garaje.

Y es que este joven, hoy de 30 años, originario de Auckland, Nueva Zelanda, descubrió muy rápido en su vida que un trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde, no era lo que él quería. Buscaba más, así que tras solo tres meses de trabajar en una oficina saliendo de la universidad en Nuevsw York, EEUU, renunció y se mudó al garaje de sus padres para arrancar su primer negocio.

Efectivamente, transcurrido nueve meses de arduo trabajo invirtiendo todo el dinero de su cuenta bancaria, la primera empresa de Ovens, a sus 26 años, una bolsa de trabajo online, fracasó estrepitosamente, lo mismo que las siguientes dos compañías que lanzó.

Pero en vez de tirar la toalla y rendirse y volver a la vida de oficina, Ovens usó su experiencia como una gran oportunidad de aprendizaje. Lo cierto es que antes de cumplir 30 años, su marca ya valía US$10 millones de dólares.

Sam Ovens es un consultor de marketing digital que ayuda a las empresas a través del marketing digital. Ha dirigido personalmente la gran inversión en publicidad digital en nombre de los clientes y ha sido capaz de demostrar consistentemente el papel efectivo del ROI.  También es CEO y fundador de la aplicación SnapInspect para empresas de administración de propiedades, que tiene oficinas en Nueva Zelanda, América del Norte y con más de 2.000 clientes en 16 países diferentes.

Te puede interesar: Joven de 19 años pasa de trabajar en un McDonald’s a ser millonario

Pero, en sus inicios, ¿por qué sus buenas ideas no lograron conectar con los consumidores? ¿qué hizo mal? ¿qué hizo bien? Esta autoevaluación y su apertura a mejorar llevaron a Ovens a intentarlo una vez más y empezar una cuarta empresa, una consultora de negocios.

empresas

Precisamente, en una nota en la web Entrepreneur, el joven millonario ofrece algunas lecciones más valiosas que recogió en su propio proceso de prueba y error.

1. Construir rápido la marca personal

Crear una marca personal es clave para los emprendedores. Primero porque al tener un nombre que se reconozca le dará al nuevo negocio credibilidad. “Si las personas conocen y confían en tu marca personal, confiarán en tu negocio”, señala Ovens.

Segundo, incrementa la audiencia personal para así alcanzar a más clientes posibles todos los días. Ovens sugiere construir la marca buscando publicidad, tanto para la empresa como para el emprendedor dando charlas y con una buena estrategia de redes sociales.

2. Monetizar las redes de contactos

De acuerdo con Ovens, la mayoría de los emprendedores ya tienen una red de contactos más valiosa de lo que imaginan. “Cuando estás comenzando, no debes olvidar tu red personal de amigos y familia. Te sorprendería ver cuántos clientes potenciales ya tienes dentro de tu esfera inmediata”, asevera.

3. Nunca dejar de aprender

No importa cómo se arranque un negocio, siempre se tendrá algo que aprender. Sin importar que tan bien se crea que se conoce a la industria, sin duda se encontrarán desafíos, cambios en el sector y otros obstáculos que nunca se pudo imaginar. “He leído cientos de libro para aprender de marketing, finanzas, ventas, contabilidad, estrategia y desarrollo personal. Sabía que eran temas que tenía que entender mejor si quería que mi negocio creciera”.

4. Superar el rechazo

Ovens confiesa que le daba terror cuando comenzó su primer negocio, pues era una persona naturalmente introvertida, por lo que hacer llamadas y buscar clientes fuera de su zona de confort le costaba mucho trabajo. Pero, pronto se dio cuenta de lo importante que era atreverse a buscar contactos, así que tuvo que superar ese miedo.

“Forzarme a hablar con extraños acerca de mi negocio y entender que el rechazo no era personal, fue, probablemente, el paso más crítico en mi camino al éxito”, finalizó el joven millonario.

Y, ¿qué harías con US$10 millones de dólares? ¿cuáles serían tus consejos a otros emprendedores?

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados