¿Dejarías un empleo bien remunerado para crear tu empresa?

dudas-en-mente

El hombre es un ser de etapas. Uno se siente realizado al acabar el colegio. Sin embargo viene un reto mayor: ingresar a la universidad. Uno ingresa a la universidad y se siente lo máximo. Al poco tiempo descubre que llegará a ser feliz cuando egrese. Y logra estar envuelto bajo la felicidad por un poco tiempo. El primer empleo asoma. Cuando logra situarse en ese primer empleo en la empresa soñada, siente que está tocando el cielo. Luego, vienen los ascensos, los reconocimientos y un salario más que atrayente. ¿Es ese el fin de nuestra vida profesional?

La oportunidad del cambio

Y es en ese momento, cuando ya han pasado varios años y el profesional se siente en la cúspide de su carrera profesional cuando se pregunta: ¿Es esto lo que quiero seguir haciendo el resto de mi vida? Para algunos la respuesta es sencilla: Sí. Sin embargo, otros sienten que su empleo, por más bien pagado que sea, ya no les resulta desafiante.

Si bien se habla que la vida de un emprendedor se inicia ante la falta de oportunidades, también hay otra clase de emprendedores que se forjan no bajo la senda de los problemas económicos o profesionales, sino desde el peldaño más alto de la escalera corporativa. Hablamos entonces de emprendedores que no buscan crear un negocio por necesidad económica, sino por autorrealización personal.

La necesidad de objetivos

Lo cierto es que no hay una regla universal que te diga cuándo debes abandonar tu empleo o no. Algunos profesionales se lanzan a la aventura empresarial a una edad muy avanzada, y otros siendo muy jóvenes y con escasa preparación post universitaria (la lista engloba a personajes como Bill Gates o Mark Zuckerberg). No hay edad para emprender… ni edad para dejar nuestro empleo.

La única verdad que existe es la que uno posee en su interior. ¿Cuáles son tus objetivos en la vida? ¿Tu empleo actual satisface tus objetivos planteados para tu vida? O escarbemos un poco más dentro de ti: ¿Tienes objetivos?

El medio preciso para llegar a tu objetivo

Hay una visión perversa en torno a los negocios, los empleos y el propio dinero en la sociedad. Lamentablemente, nos han hecho creer que estos 3 aspectos son los objetivos de nuestra vida. Los objetivos son independientes de esos 3 factores. Tanto un negocio propio, como el empleo soñado o la remuneración mensual son solo medios para alcanzar nuestros objetivos en la vida.

Por tanto, nuestra función es encontrar cuál es el mecanismo ideal para alcanzar dicho objetivo en la vida. Ya sea un empleo o un negocio propio. Lo importante es alcanzar ese objetivo de autorrealización que todos, aunque no lo tengamos claro, tenemos.

Vía: negociosyemprendimiento.org / gestion.pe
Foto: juanst.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.