Errores que cometen los jóvenes profesionales

jóvenes profesionales

jóvenes profesionales

Cuando se es joven e inexperto es fácil cometer ciertos errores debido a la falta de asesoría y a la emoción misma del momento. Es muy común pensar más en el corto que en el largo plazo puede jugarte en contra dentro de unos años, pues el tiempo pasa y de repente te das con la sorpresa de que los años de responsabilidades llegaron y lo peor es que las energías a veces no son las mismas llegados los 35 o los 40, sobre todo si no te cuidaste de joven .

Lo mejor es aprovechar al máximo los recursos de que dispones, sean financieros, de tiempo y energía, cuando uno comienza en su vida laboral y hacerlo de la mejor manera. El tiempo muchas veces sobra y ante ti se abre todo un mundo de oportunidades. Procura siempre saber más y estar enterado de las cosas. Aprender todo lo que puedas es una buena opción pues ello quedará en tus habilidades para toda tu vida.  A continuación, te damos algunos consejos de qué no debes hacer mientras eres un joven profesional:

No pensar en el largo plazo

Comenzar a laborar en una empresa implica afiliarse desde el inicio a una serie derechos como por ejemplo, los aportes al AFP, seguro de Essalud, etcétera; y, por otro lado comenzar a recibir ciertos beneficios como los son la CTS, gratificaciones, utilidades y ciertos bonos además del sueldo mensual. En este punto es preciso darse el tiempo de averiguar las mejores alternativas para aprovechar aquellos nuevos ingresos mencionados; como por ejemplo, averigüe qué AFP le cobra menos comisión por administrar sus aportes y qué fondo (fondo 1, 2 o 3) le conviene según su perfil de riesgo, además investigue en qué instrumentos invierte dicha entidad.

Un punto adicional a tomar en cuenta es buscar información sobre qué entidad financiera le ofrece mayores intereses por sus depósitos de CTS; se sabe que hoy en día las Cajas Municipales y Rurales ofrecen mayores intereses que los Bancos. Pensar en un depósito a plazo, fondo mutuo o cualquier otra alternativa de inversión rentable puede calzar muy bien para cuando se reciben ingresos extra como la gratificación de julio y diciembre o utilidades repartidas por la empresa, de tal manera que pueda rentabilizar ese excedente de dinero para el largo plazo.

[cita class=”d”]Pensar en un depósito a plazo, fondo mutuo o cualquier otra alternativa de inversión rentable calzar muy bien para cando se recibe la gratificación o utilidades repartidas por la empresa, de tal manera que rentabilice su excedente de dinero para el largo plazo.[/cita]

Hacerse con demasiadas responsabilidades

Cuando uno se encuentra repentinamente con que ahora recibe un sueldo mensual siendo joven muchas veces nos incentiva a querer buscar un poco más de independencia. Lo más común es que los jóvenes profesionales comiencen a hacerse cargo, primero de sus gastos como el teléfono móvil, transporte y almuerzos, y además aporten algo de dinero a los gastos de la casa. Sin embargo, es mejor realizar una planificación de los ingresos y gastos mensuales, es decir, armar un presupuesto para tener claro hasta dónde se puede aportar para el hogar luego de haber efectuado los gastos personales de tal forma que quede un porcentaje para el ahorro. Es mejor ir de a pocos.

No ahorrar

Generalmente, los jóvenes profesionales no logran darse cuenta de en qué se les va el dinero, ya que poseen alta disposición al consumo y a los gastos inmediatos. Para remediar esta situación, casi natural en todos, lo mejor es determinar un porcentaje de ahorro para cada sueldo que se recibe, el cual se debe guardar religiosamente cada mes para que crezca en alguna alternativa rentable, como depósitos a plazo, fondos mutuos, renta variable, entre otros. Lo recomendable es ahorrar al menos el 15% del sueldo que se recibe. Recuerda, cuando eres joven además de ahorrar, invierte tu dinero, si te equivocas tendrás todo el tiempo por delante para seguir generando recursos.

No seguir estudiando

Muchos jóvenes profesionales luego de haber estudiado 5 años, o a veces más según la carrera, y luego de obtener el título profesional consiguen un trabajo y se quedan ahí sin percatarse. Algunos ya ni se preocupan por sacar una licenciatura y se acostumbran al ritmo laboral de 8 horas diarias luego del cual llegan a su casa a descansar. Al contrario, no es momento de dormirse en los laureles, sino de tratar de seguir cursos de especialización, estudiar algún diplomado, aprender un nuevo idioma o maestría. Es un buen momento para hacerlo sobre todo si aún se es soltero, pues con los nuevos ingresos es posible afrontar un gasto de estudio adicional. El mundo laboral es muy competitivo hoy en día, y los profesionales actualizados son mejor cotizados para las empresas.

¿Conoces Duolingo? Es una buena forma para aprender idiomas como el inglés y francés.Duolingo: Learn Languages Free

Pasarse de la raya con las deudas

Es bastante común que, tras ingresar a un nuevo trabajo y comenzar a recibir un sueldo, empieces a recibir llamadas telefónicas de entidades financieras ofreciéndote una tarjeta de crédito. Pues bien, no es malo aceptarlas, siempre y cuando sepas que serás capaz de pagarla de manera puntual a fin de no generar intereses o moras, o que en el último caso la utilizarás sólo para emergencias. Los expertos afirman que el dinero que se destine al pago de la deuda no debe representar más del 30% de sus ingresos mensuales, de modo que así como realizas un presupuesto de ingresos y gastos, no olvides incluir y proyectar los pagos de deudas si las tienes e intereses. Tenlo muy en cuenta.

Más vale prevenir que lamentar. Los jóvenes estamos a tiempo de hacer, o dejar de hacer, muchas cosas. Piensa siempre en tu futuro, sin dejar de disfrutar el presente. Ahora que lo sabes, ¿comenzarás a pensar mejor en tu futuro?

Vía: Compara bien, universia, el comercio

Foto: Images Source

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion