Estas son las causas por las que fallas al emprender

Aprende de los errores más comunes que cometen los empresarios al lanzarse al competitivo mundo de los negocios.

Los verdaderos emprendedores toman el fracaso como una simple piedra en el camino hacia el éxito, pues saben que deben aprender de sus errores y usar la experiencia para seguir adelante con una nueva idea.

Pero, ¿por qué no mejor aprender de los errores que cometieron los demás, en lugar de pasar por la pena de cerrar un negocio?

Te ofrecemos los 15 errores más comunes que cometen los nuevos empresarios y te decimos cómo evitarlas:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1. La falta de experiencia en el sector

En los negocios las cosas y los cambios ocurren rápido, y puede que no se tenga tiempo para aprender lo suficiente sobre éste. Por eso, antes emprender se debe investigar acerca del mercado en el que se insertará para definir si el proyecto es realmente demandado por el público y cuál es la competencia a  enfrentar.

2. Una mala ubicación

La ubicación lo es todo para el comercio físico. Si el negocio no se encuentra en la ubicación correcta no se conseguirá encontrar ni convencer a los clientes para que lo visiten. Un consejo: antes de alquilar o comprar un local, se debe hacer un estudio de la cantidad de gente que diariamente pasa por ese espacio y las características de ésta.

3. La falta de un plan de negocios

Es necesario conocer, al menos, los datos claves sobre el proyecto y sobre el sector. Para eso, hay que estudiar el mercado, analizar la política de precios, los costes, la rentabilidad, la inversión necesaria y el financiamiento. Un plan de negocios ayudará a entender los puntos clave, evitar errores, hacer proyecciones y sobre todo, a conseguir capital y préstamos para la empresa.

4. Perder demasiado tiempo en elaborar el producto y la estrategia

Ningún producto será perfecto ni tampoco ninguna estrategia será infalible. Es mucho mejor tomar una decisión analizada, equivocarse y corregir. Aunque debes entrar al mercado con un buen plan y estrategia, si te demoras mucho puede que alguien más implemente tu idea y te gane el negocio.

5. Empezar sin el capital suficiente

Los emprendedores suelen calcular una necesidad de financiación un poco por encima de la inversión inicial y confían en el éxito de la empresa para autofinanciarse desde el principio. Sin embargo, es frecuente que las cosas tarden meses o años en generar la tesorería suficiente. Un capital inicial demasiado corto puede condenar un proyecto destacado.

6. No tener mercado

La tendencia a buscar un mercado sin competidores lleva al emprendedor a buscar un mercado que no es lo suficiente para comercializar un producto o entregar un servicio. Es muy importante saber identificar a los potenciales consumidores y asegurar que existe una demanda suficiente para la oferta.

Te puede interesar: Los 7 secretos del dinero para emprender con éxito

7. Querer empezar a lo grande

Es un riesgo innecesario. Para eso, se debe equipar a la empresa con material de segunda mano, alquilar en lugar de comprar, empezar con una plantilla ajustada y abrir una sola sucursal.

8. Un crecimiento excesivo

A veces, los emprendedores desarrollan tan rápidamente su empresa que termina muriendo gracias a su propio éxito, lo que en la mayoría de los casos se debe a motivos de finanzas. Si a la empresa le empieza a ir bien, hay que desarrollar un plan estratégico y realista de crecimiento sostenido.

9. Publicidad insuficiente

Hay que tener presente que se debe hacer publicidad y promoción de la empresa, pero no en exceso sino se cuenta con los recursos para ello. También sucede que algunos empresarios piensan que los clientes vendrán solos y no quieren hacer ningún tipo de publicidad o estrategia de marketing.

10. Estar demasiado solo

Una empresa se construye en base al equipo de trabajo que se tiene. Al estar rodeado de más gente, se puede apoyarse en el resto y juntos enfrentar los retos y desafíos.

11. Abandonar demasiado pronto

Emprender no es una tarea fácil, se necesita de mucha paciencia y perseverancia para mantenerse firme en la idea de sacarlo adelante. En muchos momentos se sentirá agobiado, pero si el negocio es bueno pronto se verán sus frutos si se trabaja con ahínco y esfuerzo.

12. No poner al cliente en el primer lugar

Siempre se debe tener presente que el cliente es lo más importante de la empresa; se tiene que escucharlo y poner sus necesidades en primer lugar, ya que sus requerimientos son la razón de ser del negocio.

13. No adaptarse

Los clientes y el mercado en general serán muy dinámicos y cambiantes, por lo tanto, hay que adaptarse a ellos y escucharlos para ir mejorando los procesos de forma continua y optimizarlos a medida que avanza el tiempo. Si no se hace, la empresa se quedará rezagada y la competencia será la ganadora.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P