Estas son los 10 tips que un experto recomienda para tener éxito en los negocios

Si encontraste el negocio ideal para ti, llegó la hora de ponerlo en marcha. Sigue estos consejos para arrancar con el pie derecho.

Un emprendedor es aquel que tiene la capacidad de encontrar una oportunidad de negocios y, sobre todo, hacerla realidad.  Entonces, si ya tienes en mente la empresa de tus sueños, se deben evitar equivocaciones.

Así que antes de dar el primer paso, se debe analizar si la propuesta tiene futuro y prepararse para sortear los desafíos que esperan.Por eso te mostramos estas 10 tácticas que ayudarán a identificar qué se necesita para desarrollar ese proyecto con éxito.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Estudiar el mercado

Para Palemón González Barraza, asesor del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología del ITESM Ciudad de México, éste es uno de los primeros pasos que se necesita dar. ¿La razón? Para tener un conocimiento real de lo que existe y de lo que necesita el mercado.

Por eso se debe comenzar investigando las distintas necesidades que tiene la gente alrededor. Tomar en cuenta que muchas de éstas no están completamente satisfechas y, por lo tanto, representan una oportunidad de negocios.

También se debe revisar qué productos o servicios no se ofrecen ahí y si la idea que se tiene en mente aplica, y no dudar en poner manos a la obra. ¿Cómo hacerlo? Es simple: basta con escuchar a los clientes potenciales.

2. Detectar las necesidades de los clientes

Hay que tomar como ejemplo a las guarderías. Posiblemente existan en la zona donde se quiera abrir un negocio, sin embargo, el horario o las malas instalaciones pueden ser las causas de quejas por parte de los padres.

Hay que entrevistar, de manera informal, a las madres para que se conozcan puntos básicos que llevarán a tomar la decisión. ¿Cuántas clientas hay?, ¿cuántos bebés?, ¿qué horario sería el más indicado para ellas?, ¿cuál es la colegiatura que pagan en la actual guardería? y ¿qué tipo de carencias tiene la más cercana?

En pocas palabras, ¿qué es lo que les gustaría para estar satisfechas? Una forma de conocer la necesidad de la posible clientela, y también para saber de primera mano los errores que no se deben cometer por ninguna razón si se quiere tener éxito.

3. Tener todo por escrito

La recomendación del Tecnológico de Monterrey es que luego del sondeo se investigue y se escriban tres puntos: las tendencias sociales, un análisis de las debilidades de la competencia y otro llamado como observación de la ausencia.

Por el momento, para fines prácticos, seguiremos con el ejemplo de la guardería.

Tendencias sociales: hay que preguntarse ¿en el lugar donde vivo trabajan las madres? Las respuestas: Sí, todo el día… o, posiblemente, no… pero quieren que sus hijos acudan todos los días a una guardería especial. En este último caso, el panorama cambia completamente porque mientras el primer grupo está centrado en un horario más amplio, el segundo preferirá servicios especiales como estimulación temprana y clases de música aunque tenga que pagar más por ello.
Análisis de la competencia: no es otra cosa que estudiar qué hacen otros negocios similares y empatarlo con las quejas y sugerencias de los clientes. Ten en cuenta que cuando lo pones en un papel toma una perspectiva distinta porque entonces realizarás una especie de código para el cliente.

Observación de la ausencia: si el producto o servicio no existe en el barrio es seguro que las opiniones de la clientela serán muy diversas. Dependiendo de cuántos clientes existan se deberá tomar la decisión de a quiénes atenderás. No trates de abarcar a todos porque no lo lograrás y lo que sí tendrás es el disgusto de una gran mayoría.

Te puede interesar: 7 secretos Judíos para tener éxito en los negocios el 2017

4. Transformar la idea en un negocio

Evidentemente, una vez que se tiene detectada la idea, se conoce el mercado y las deficiencias de la competencia lo siguiente es armar un plan de negocios. Tomarse entonces el tiempo necesario para que se explique en un papel cómo funcionará la empresa.

Hay que elaborar un esquema para que todos los puntos estén explicados y por escrito y contestar preguntas relacionadas con el proyecto: ¿qué se necesita para ofrecer el producto o servicio?, ¿de dónde se obtiene?, ¿cuánto cuesta?, ¿cuánta gente necesito para operar?, ¿cuál es el precio del producto o servicio?, etc.

De tal modo que González Barraza señala que nunca hay que perder de vista el nivel de gastos, de lo contrario, las ganancias se pulverizan y el negocio cae en quiebra.

5. Aprovechar las oportunidades

En México existen negocios que antes no existían y que otros emprendedores han creado para abrir nuevos mercados. Por ejemplo, hace unas décadas, no habían las guarderías especializadas en el desarrollo infantil temprano. Las madres no pensaban en que sus bebés debían desarrollar destrezas sociales, físicas y cognitivas a través del juego. Les bastaba con que alguien los cuidara, alimentara y cambiara.

6. Adaptar los nuevos productos al mercado

Si se piensa en un cibercafé, posiblemente no se encuentre ninguna innovación. Sin embargo, el famoso valor agregado hace la diferencia. Generalmente, un cibercafé existe en lugares donde la gente no tiene computadora en casa.

Y si un emprendedor se da cuenta de que a determinada hora acude un grupo de estudiantes a buscar información para hacer la tarea, puede implementar un club de tareas en el lugar y cobrar cierta cantidad de dinero a cada niño por hora de asesoría más el costo de la conexión a Internet.

7. Lanzar nuevas propuestas para nuevos mercados

Siempre se debe estar atento a las nuevas tendencias. No encasillarse en que el negocio es así o debe continuar de una manera por siempre, sin importar que la gente cambie, porque entonces lo único seguro es el fracaso. Y esto porque en la sociedad siempre habrá gente de hábitos que crearán nuevas tendencias.

Por ejemplo, existe una generación de abuelos vigorosos que tienen 60 años (los famosos babyboomers) y disponen de tiempo y recursos. Habría que ofrecerles servicios como gimnasios, clínicas de belleza, restaurantes y pasatiempos acordes con su edad.

8. Acudir a exposiciones

Existen por decenas pero para no perderse, González Barraza recomienda que antes de ir, hay que preguntarse: ¿Qué busco?, ¿qué ofrezco? Es decir, hacer un pequeño análisis que permita detectar si lo que se quiere es buscar un socio, un distribuidor o una nueva cadena de comercialización para vender los productos.

En una feria se puede encontrar a gente establecida con una cartera de clientes sólida que bien puede convertirse en el socio y ayudar a abrir nuevas oportunidades de negocios.

9. Capacitarse

Un emprendedor siempre está en constante formación por varias razones. Primero porque debe aprender a aterrizar su idea hacia la realidad y, segundo, porque al tener un negocio debe conocer las técnicas para liderar equipos de alto desempeño, ganar clientes y vender más.

10. Acercarse a los expertos

Se debe compartir el proyecto con consejeros, pues ellos ayudarán a afinar todos los detalles. Y no sólo eso, sino que darán asesoría especializada para ayudar en cualquier etapa de la empresa.

También  pueden dar tips sobre el tipo de negocio que se piensa arrancar, decir en dónde buscar información para elaborar un análisis más profundo de las necesidades del mercado e, incluso, ayudar a obtener dinero de algún fondo de apoyo a emprendedores.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments