La importancia de la responsabilidad social empresarial

rse

rse

Los seres humanos en este andar a través de los años han sabido desarrollarse en muchos aspectos materiales como el crecimiento de las empresas, el aumento de las industrias, los descubrimientos e innovaciones en tecnología, la explotación de los recursos que nos provee la tierra. Sin embargo, desde las últimas dos décadas, grupos humanos han tratado de dar un pare a esta situación para pensar y hacer reflexionar a otra gente sobre problemas muy preocupantes como son los sociales y ambientales. ¿Qué estamos ganando realmente con todo este afán productor-consumidor?

La responsabilidad social empresarial (RSE) o corporativa (RSC) se traduce en esta concientización. Es abrir los ojos desde el punto de vista del negocio y gestionar metas empresariales que sean compatibles con el respeto hacia el ser humano y su hábitat. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la RSE “es el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores. La RSE es una iniciativa de carácter voluntario”. Es un ganar-ganar entre la empresa y la sociedad.

¿Cuáles son las responsabilidades éticas de una empresa?

  • Brindar a la sociedad productos y servicios útiles, en condiciones justas.
  • Crear riqueza de manera eficaz.
  • Respetar los derechos humanos a través de condiciones de trabajo dignas que favorezcan la seguridad, la salud, el desarrollo humano y profesional.
  • Tener continuidad en la empresa y mantener un crecimiento razonable.
  • Respetar el medio ambiente, disminuyendo todo tipo de contaminación y malgasto de recursos.
  • Cumplir con las leyes, normas y buenas costumbres.
  • Procurar la distribución equitativa de la riqueza generada.
  • Diseñar e implementar estrategias de asociación y colaboración de la empresa.
  • Implicar a consumidores, comunidades locales y la sociedad.
  • Realizar buenas prácticas de RSE.
  • Manejar una reputación corporativa coherente con los valores empresariales.
  • Mejorar las condiciones y oportunidades de la comunidad donde se desenvuelve.

 ¿Cómo aplicamos la RSE?

La responsabilidad social empresarial debe ser parte del ADN del negocio. Existe una secuencia lógica. La RSE comienza por casa. Eso quiere decir que vamos desde lo interno hacia lo externo.

Dimensión interna: Nos aseguramos que estamos cumpliendo con las leyes, manteniendo una conducta ética guiada por valores y la transparencia. Esto se ve muy reflejado en el trato con nuestros colaboradores, quienes no solo son entes que trabajan para nosotros, sino que también son personas a quienes debemos ayudar a explotar su potencial, que desarrollen profesionalmente y que les permita tener buenas condiciones de vida, tanto para él como para su familia.

Dimensión externa: Si aquellos empleados se desenvuelven bajo un buen clima laboral, trabajarán mejor y estas conductas también se proyectarán hacia sus familias, y luego a las comunidades. Es una cadena que va transmitiendo una nueva filosofía de vida.

Esto no significa que sea una cultura de la filantropía, no es que convirtamos nuestras empresas en beneficencias, pues el tema de un negocio es que sea rentable. La RSE implica una postura responsable y activa en el impacto de sus decisiones y operaciones. Bajo su esquema, se garantiza la sostenibilidad a lo largo del tiempo y el crecimiento económico.

Vía: Bayer-ca.com, Worldbank.org

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion