La innovación es también una estrategia competitiva

Es imperioso buscar un cambio de mentalidad y actitud, considerar a la innovación como una estrategia competitiva, la cual requiere que el esfuerzo sea sostenido, planificado y coordinado.

 

Se debe mirar al futuro con mucho optimismo, aprovechando el potencial que tienen nuestros mercados, que nos brindan oportunidades y también grandes retos.

Actualmente las empresas se encuentran frente a un mercado globalizado con una competencia agresiva, clientes más exigentes con respecto al servicio e incursión de nuevos competidores.

En este entorno cambiante, se busca alternativas para incrementar la propuesta de valor, mantener la competitividad, lograr sinergias y alcanzar una mayor cobertura geográfica.

Para conseguir lo mencionado, se requiere de una estrategia a la cual podemos definir como la formulación y ejecución de una serie de decisiones internamente consistentes, que definen y organizan las actividades de la empresa para alcanzar los objetivos.

Este proceso es plasmado mediante la formulación de un Plan Estratégico, el cual contiene la visión, misión, objetivos, metas y estrategias que se desea lograr en el mediano y largo plazo. De igual forma, es de vital importancia la formulación de un Plan Operativo que permita alinear los objetivos de corto plazo a los de mayor plazo.

De esta manera, en concordancia con los objetivos del Plan Estratégico institucional, las empresas han formulado metas anuales y mensuales que no sólo deberán permitir medir el desempeño de la gestión, sino también, identificar si se están “lanzando los dardos de manera adecuada”.

En ese sentido el Balanced Scorecard, como herramienta de gestión, ayuda a la medición de los objetivos, con lo que se puede conocer el desempeño de cada unidad y de la organización en su totalidad. Mejorar la competitividad es también condición imperiosa para acercarse a la visión institucional, que es finalmente el objetivo al cual apunta la organización.

El crecimiento continuo y los resultados institucionales es indudablemente un gran mérito para toda empresa; expresa un especial esfuerzo de sus colaboradores por conquistar más clientes, por ofrecer mejores productos y servicios, y por trabajar más eficientemente.

Sin embargo, no es bueno ilusionarse con el crecimiento ya logrado; es indispensable seguir creciendo, atrayendo más clientes y mejorando la competitividad a través de un servicio rápido y de calidad, pues sólo así se puede asegurar la sostenibilidad de la organización.

En tal sentido, el reto permanente es ser más eficientes en el manejo de costos e incrementar los beneficios; por lo que debe ser permanente en la agenda de trabajo, el incremento de la propuesta de valor para los clientes, el desarrollo de nuevos y mejores productos y la expansión hacia nuevos mercados.

Asimismo, es imperioso buscar un cambio de mentalidad y actitud, considerar a la innovación como una estrategia competitiva, la cual requiere que el esfuerzo sea sostenido, planificado y coordinado. Se debe mirar al futuro con mucho optimismo, aprovechando el potencial que tienen nuestros mercados, que nos brindan oportunidades y también grandes retos.

De la internacionalización de estos principios, en todos los integrantes de la organización depende que se logre sostener el crecimiento y superar las trabas que se pueden presentar.

Fuente: Microfinanzas.pe

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.