La mejor manera de elaborar un modelo de negocio

modelo de negocio

Hay muchas maneras de explicar cómo diseñar un modelo de negocio. En esta ocasión te mostramos el The Business Model Canvas, creado por Alexander Osterwalder, que permite, de manera gráfica, explicarlo de forma muy sencilla.

Son 9 módulos que cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructuras y viabilidad económica.

1. Asociaciones clave

Actualmente existe un mayor interés por establecer acuerdos de colaboración con terceros para compartir experiencias, costes y recursos (socios estratégicos, socios industriales, socios inversores, economías de escala, etc.) que les permitan diseñar, desarrollar y gestionar sus proyectos de negocio.

2. Estructura de costes

Un aspecto que no se tiene muy en cuenta cuando se define el modelo de negocio es cuándo cobra tu empresa. Así que este modelo es el de la consultoría: se contratas el proyecto con el cliente y se comienza a ejecutarlo. Luego se debe saber cuánto se gana de cada venta y de qué manera contribuye a cubrir parte de los costes de estructura, y las pérdidas iniciales.

Te puede interesar: Lean Canvas; el modelo de negocios que necesita tu Pyme

3. Propuesta de valor

Es aquello que hace diferente de la competencia… pero sin olvidar un pequeño detalle: aquello que te hace diferente y por lo que tu cliente está dispuesto a pagarte. Así que la propuesta de valor y cliente, se necesitan como el oxígeno para respirar. Para encontrar propuestas de valor, los especialistas aconsejan plantearse preguntas como: ¿esto por qué se hace así? o ¿por qué siempre se ha hecho así?

4. Relaciones con los clientes

No menos importante, que el resto de elementos, es el tipo de relaciones que quieres establecer con cada uno de tus segmentos de clientes. La clave aquí es cómo conectar la propuesta de valor con el cliente. Y eso tiene que ver con la sensación que quieres que produzca tu marca en el cliente.

5. Actividades clave

Ésta es una de las piezas más complicadas de definir dentro de un modelo de negocio porque de ella depende que se tenga claro qué somos y qué queremos ser. Por ejemplo, la actividad clave de Microsoft es el desarrollo de software, mientras que la del fabricante de ordenadores Dell es la gestión de la cadena de suministros.

6. Recursos clave

Se relaciona con la propuesta de valor y con qué medios se va a contar: humanos, tecnológicos, físicos (locales, vehículos, naves, puntos de venta, etc.. Del estudio y análisis de este elemento depende, en gran parte, que el negocio llegue a ser viable.

7. Fuentes de ingresos

Es la consecuencia de lo demás, pero paradójicamente tiene que ser a priori, es decir, antes de empezar debes saber cuáles serán las fuentes de ingresos. Eso sí, no las definitivas, porque todo negocio evolucionará y su modelo, también.

8. Segmentos de mercado

La propuesta de valor es importante, pero no más que los clientes. Son el centro de cualquier modelo, porque sin clientes no hay negocio. Y esto no se suele tener muy en cuenta. La causa suele ser que muchos proyectos nacen enfocados a producto y no al cliente por lo que la principal causa de fracaso en este sentido, es aquella vinculada a ventas.

9. Canales

Este elemento incluye tanto los canales que se va a utilizar para explicar a los clientes cuál es la propuesta de valor como para ofrecérsela (venta y postventa). Aquí se pueden utilizar y combinar diversos canales (directos e indirectos y propios y de socios). Así, un modelo podría elegir y/o combinar entre un equipo comercial propio, una tienda online, una tienda física propia o de terceros, mayorista, etc.

Vía: emprendedores.es
Foto: negociosyemprendimiento.org

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados