Las 4 decisiones más difíciles que tiene un emprendedor

decisiones-dificiles-fundador

Existen al menos cuatro decisiones difíciles que todos los emprendedores tendrán que enfrentar en algún momento, según T.A. McCann, fundador de la compañía de software de inteligencia de mercado Rival IQ. Tras pasar por el cierre de alguna de sus anteriores startups y la venta de otra hacia Blackberry, McCann, tiene muy en claro lo que desde la perspectiva de un emprendedor es ganar y perder.

Conozcamos esas 4 decisiones, que como fundador y emprendedor, deberás tomar en algún momento:

¿Cuándo debemos iniciar nuestra empresa?

Si ya tienes una gran idea y además, no puedes esperar el pasar gran parte de tu tiempo trabajando en ello. McCann tiene una recomendación: “Mantenga su trabajo el mayor tiempo posible. Se necesita una enorme cantidad de tiempo para poner los cimientos en el lugar que se necesita para crear una nueva empresa”. Permanece en tu trabajo e inicia la empresa sólo cuando ganes impulso.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Pregúntate, y de responder “si” a todas, ya sabrán tú y tu equipo que es el momento adecuado:

  • ¿Lo podemos construir?
  • ¿Habrá alguien que lo use? Y si es así
  • ¿Nos van a pagar por ello?

¿Cuándo debemos fundarla?

Muchos de los emprendimientos inician con la inversión de alguna persona o empresa externa. Al aceptar esta inversión, tienes la obligación de crecer a una velocidad vertiginosa. Esto puede asustar a muchos, pero los inversores adecuados te ayudarán a hacerlo, así que sé selectivo.

“Encuentre a los inversores afines que tienen puntos de vista similares en el mundo y vistas similares en el espacio del problema”, dijo McCann.

¿Cuándo se debe acabar con ella?

Esta probablemente sea una de las decisiones más difíciles, y que pocos puedan tomar por su propia cuenta, ya que implica renunciar a aquello por lo que quizás trabajó muchos años.

McCann recomienda que busquemos apoyo en nuestro equipo cercano para tomar esta decisión, o de alguien de nuestra entera confianza. Hay que además plantearnos hitos realistas como “si no se logra X en Y meses, entonces será momento de cerrar.”

¿Cuándo debemos venderla?

“En cada etapa de financiación, defina sus criterios de salida”, dijo McCann. Por ejemplo, decidamos algunas condiciones si es que el día de mañana tuviésemos que vender la empresa, como sólo hacer el acuerdo si nos ofrecen un monto determinado, si no tendríamos que viajar a otro lugar, o si nuestro equipo podría mantenerse juntos y seguir trabajando. Estas condiciones es mejor definirlas desde un inicio, para saber que hacer en caso suceda.

Vía: Inc.com

comments

Autor entrada:

Deja un comentario