Lo que debes de saber para reducir el riesgo de tu primer startup

Son muchas las empresas nuevas que cierran antes de llegar a los dos años de edad. Que no te pase.

Nos encontramos en una época en que todo el mundo quiere crear startups. Aunque se pueden tener muchas satisfacciones y posibilidades al hacerlo, la realidad es que también está plagada de retos.

Paul Graham, creador de la exitosa incubadora de empresas YCombinator, asegura que apenas 37 de las 511 compañías que han pasado por su programa durante los últimos cinco años se han vendido o están valuadas por más de 40 millones de dólares, según Business Insider.

También el panorama es desalentador en varios países de América Latina donde 75 de cada 100 empresas nuevas cierran antes de llegar a los dos años de edad. Entonces, ¿Cómo pasar de ese primer impulso emprendedor a tener una startup sólida?

Los expertos de G2 Consultores ofrecen ciertos factores a tomar en cuenta antes de poder lanzarse a la piscina del emprendimiento:

1. Definir la diferencia

Se necesita tener bien definido de qué forma el producto es distinto al de la competencia, de lo contrario los consumidores sentirán que es una copia de algo que ya existe. Por ejemplo, si se quiere crear una nueva red social que te permita hacer colecciones visuales, ¿en qué ser diferente a Pinterest o Instagram?

2. Determinar si esa diferencia es valiosa

Si lo que se hace diferente es valioso para los clientes o usuarios potenciales, se está en el camino correcto. Si la diferencia va a importar a unos cuantos, quizá se está perdido. Hay que identificar cuál es el problema, necesidad o deseo que resuelva la idea: ¿se puede hacer algo más funcional o emocionante? ¿esto es algo por lo que la gente querrá adoptar mi producto?

Hay que recordar identificar las oportunidades que ofrece el mercado y estudiar la competencia para encontrar el espacio; si se escoge un mercado en el que la competencia es muy alta, hay que prestar atención en encontrar los nichos que todavía no han sido ocupados.

3. Definir la base de clientes

Si los clientes son “todos”, entonces se está haciendo algo mal, así que se debe pensar en quiénes adoptarán el producto o servicio que se ofrecerá. Conocer a los clientes y empatizar con ellos es una clave importante para comenzar con el pie derecho. Una manera es saber qué objetivos se quiere conseguir con el negocio; qué acciones se debe realizar para conseguirlo y qué problemas se encuentran en el camino al realizar esas acciones.

Te puede interesar: Estas son los 10 tips que un experto recomienda para tener éxito en los negocios

4. Construir un prototipo

Si se está creando un servicio, el prototipo puede ser un mapa de procesos que detalle al consumidor los puntos clave del producto. Un prototipo físico debe funcionar e incluir una explicación clara de los requerimientos de funcionalidad y producción. Si no se puede construir un prototipo real, al menos se debe diseñarlo en computadora.

5. Construir un plan de negocios

Ningún plan está completo sin un análisis financiero, esto incluye una proyección realista y convincente, así como los costos. Nunca hay que olvidarse de la financiación. Calcular el capital inicial, hasta cuándo va a durar y las rondas de inversión que se va a necesitar en el futuro.

6. Recibir ayuda

Esta es una gran verdad: todo el mundo reconoce que necesita dinero, pero nadie reconoce cuando necesita ayuda. La realidad es que nunca está de más poder conseguir la ayuda necesaria para poder lanzar la startup al mercado, por lo que se debe recordar que hay incubadoras y consultores de empresas dispuestos a ayudar a proyectos que enfrentan barreras en su crecimiento.

Vía: Entrepreneur

Artículos Relacionados