Lo que necesitas para vencer a las grandes compañías con tu Startup

empresas de éxito

Una de las cosas que más intimidan a los emprendedores en sus inicios, es el hecho que algunos de sus competidores son empresas multimillonarias. Pero, aquí te explicamos las cosas que se necesita saber para vencerlas como David contra Goliat.

En ocasiones, el más desfavorecido es el que gana; pero, en el mundo real, los gigantes suelen ganar la mayoría de las veces. Entonces, ¿cómo se pueden vencer a las grandes compañías y competidores?

1. Actuar rápido

Sin duda que las grandes empresas tienen muchos recursos, pero además, mucha  burocracia. En otras palabras: son lentas. Y si hay algo que odian los clientes es el servicio lento. Así que la claves es construir una compañía con una cultura de rapidez, como por ejemplo, respondiendo los correos en cuestión de minutos, entregar muestras en cuestión de semanas en lugar de meses, etc. Las grandes empresas rara vez son rápidas en sus procesos, así que se debe sacar provecho de esta debilidad al crear el ADN del nuevo negocio.

Te puede interesar: 3 empresas peruanas que surgieron desde cero y lograron el éxito

2. Ser implacable

Al principio hay que acostumbrarse a escuchar “no” con frecuencia, pero no se debe perder la motivación. Se debe seguir encontrando motivos para conocer clientes nuevos. Por otro lado, muchas empresas grandes se duermen en sus laureles y toman a sus clientes por sentado. Entonces, hay que aprovechar esta debilidad para tratar a los clientes como merecen y destacar.

3. Nunca intimidarse

Si tienes una compañía pequeña, no se debe actuar como tal. Si el de la competencia gasta decenas de miles de dólares en investigación y desarrollo o mercadotecnia  no significa que sea mejor. Hay que irradiar seguridad en uno mismo, ser inteligente, exigir que se lleven a cabo las acciones que se plantea y creer en el poder de establecer metas (y cumplirlas).

4. Escuchar

Las grandes empresas también son sorprendentemente sordas y muchas veces no se interesan de los deseos de sus clientes. Y ni siquiera están dispuestas a modificar sus productos aunque sus clientes se los rueguen. Entonces, un negocio pequeño deben hacer lo contrario: crea una razón de ser que esté obsesionada con el cliente y personalizar en la medida de lo posible y, sobre todo, escuchar a los clientes.

5. Entender que las cosas no suceden de la noche a la mañana

A muchas empresas exitosas les tomó años en convertirse lo que son.  Sin embargo, desde el principio tenían la visión clara de hacia dónde iban. Por eso que no hay que desmotivarse si las primeras 10, 20 o 100 llamadas de ventas no se concretan. Y es que luego de pasar por varias etapas de crecimiento, el nuevo líder se enfrentará a otro problema: ya no será una empresa pequeña, y se tendrá que aprender cómo escalar.

Vía: escuelapararicos.net
Foto: esden.es

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados