Los mejores 5 trucos de Ikea para vender barato

Es la empresa de muebles más grande del mundo que siempre consigue que sus clientes no salgan nunca de sus tiendas con las manos vacías. ¿Cómo lo hace?

Hablar de Ikea es hablar de éxito. El emporio de muebles más famoso del mundo, creado en 1943 por Ingvar Kamprad y que ha dado lugar a un modelo de muebles lowcost no tiene, a día de hoy, un competidor firme que ni siquiera le pise los talones.

Sobre su éxito empresarial, Anders Dahlvig, quien fuera consejero delegado de Ikea entre 1999 y 2009 desvela en el libro «Cómo hacemos las cosas en Ikea»(Gestión 2000), algunos de los detalles que han llevado a la compañía a liderar las ventas de su sector.

1. Tener control total

Para garantizar que sus precios sean tan bajos, la compañía controla absolutamente todas las fases de producción de su mobiliario. Así, no hay empresas externas que suministren material a Ikea, ni que intervengan en la distribución o diseño del producto. Absolutamente todo el ciclo de vida se queda en manos de la empresa sueca hasta llegar al cliente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


2. Observa al cliente

Los empleados de IKEA son mucho más que simples trabajadores puesto que ejercen también de “espías”: siguen los pasos de determinados clientes y observan con sumo detalle sus movimientos en las tiendas.  Cuando los clientes observados no se detienen suficiente tiempo en un departamento concreto y miran con desinterés las estanterías que tienen delante, Ikea reacciona de manera inmediata mejorando la iluminación y cambia la disposición de las estanterías para fijar mejor la atención del consumidor.

3. Adaptar los muebles a la billetera del consumidor

Es un secreto a voces que los muebles mostrados no son iguales en todos los establecimientos. La marca escandinava tiene muy en cuenta la situación económica y financiera de los clientes de determinadas tiendas y por eso los muebles que muestra (o no) en sus tiendas están adaptados a esa situación económica y financiera.

Te puede interesar Ikea: el gigante de los muebles

4. Visitar las casas de los clientes

El gigante de los muebles siempre quiere saber con exactitud cómo viven sus clientes. Por esta razón, envía de vez en cuando a sus empleados a realizar visitas a sus casas. Allí, y sobre el terreno, los trabajadores toman nota de cómo se utilizan los muebles de Ikea y cómo son las casas amuebladas con productos de la marca sueca. A cambio de dejarlos entrar en su hogar, los clientes reciben descuentos y consejos para optimizar el espacio en su hogar.

5. Venden comida muy barata

Un hot dog por 1 euro, un desayuno por 1,50 euros. Con estos bajísimos precios es casi imposible resistirse a los manjares culinarios de Ikea. Y es que la empresa escandinava es no sólo un gigante de los muebles sino también un gigante de la alimentación. Con su baratísima comida, entonces se consigue que sus clientes permanezcan más tiempo en sus tiendas y, cuanto más tiempo permanecen en sus tiendas, más compran.

Vía: marketingdirecto.com/abc.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments