Los mejores consejos de internet para ahorrar en tu negocio

ahorrar-pequena-empresa

Casi siempre solemos encontrar en internet títulos rimbombante como “Tips para ahorrar en tu negocio“, “Consejos para reducir gastos en tu pequeña empresa”,  “Aprende a ahorrar en tu empresa”. Son títulos tan conocidos que ya los ignoramos porque siempre podemos apreciar que sus contenidos son repetitivos. No hay ningún secreto en el mundo de las webs empresariales: la información es casi siempre la misma, la información rebota y se repite.

Por ello, para tratar de hacer un zumo de toda esa información desperdigada está el presente artículo. Aquí encontrarás una recopilación de los mejores consejos encontrados en internet sobre cómo ahorrar en tu negocio.

  • Piensa en internet como una magnífica plataforma publicitaria. En el mundo virtual nada resulta caro si se cuenta con creatividad. Un buen uso de las redes sociales nos puede proporcionar grandes réditos.

[cita class=”d”]Debes conocer tus limitaciones. Hay que aceptar el hecho de que no se puede hacer todo. Si eres mejor liderando y administrando tu negocio que con los números, entonces deberías contratar a un contador. Por muy bien que pienses que va tu negocio, los números nunca mienten.[/cita]

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  • No compres software, con esto no intentamos fomentar la piratería sino que debes ampliar tu mirada y observar que existen softwares gratuitos. Linux es una gran opción, pues ofrece las mismas funciones que Windows y Mac.
  • Comparte espacios. Si tu negocio es pequeño, pero cuentas con un gran espacio, entonces, piensa que puedes compartir esos ambientes sobrantes. Así podrás rentar esos espacios que no utilizabas. Pero no olvides de seleccionar bien a quién le rentarás para así no tener problemas en el futuro. De igual forma, debes hacer que se firme un contrato.
  • Envía los informes que puedas por correo electrónico, debes evitar impresiones innecesarias. Con este actuar no sólo estarás un favor a nuestro medio ambiente, te haces un favor a ti mismo. Piensa qué necesitas imprimir y si es realmente necesario.
  • Realiza presupuestos y un control diario del gasto. Es decir, planifica los costos. Muchos emprendedores no tienen un estudio del gasto al que han de enfrentarse y se ven envueltos en sorpresas desagradables.
  • Concientiza a tus trabajadores  respecto a los  gastos de la empresa. Puedes incluso premiar las ideas para el ahorro de gasto y maximizar la eficiencia. Hacer el trabajo más productivo es cosa de todos y además beneficia también al trabajador. Crea una conciencia global acerca de esto para que todos salgan ganando.
  • Realiza reuniones vía Skype, así ahorrarás no sólo en desplazamientos sino también en tiempo. También puedes invitar a tus proveedores a que vengan a ti, en vez de ser al revés. No te desplaces para recoger pedidos o mercancías; haz un reparto postal. Si tienes que realizar inevitablemente un viaje, entonces, optimiza al máximo tus desplazamientos: agrupa varias reuniones en el mismo sitio en el mismo día.

[cita class=”d”]Cuando tienes empleados o trabajas con freelancers, sus sueldos son uno de tus mayores gastos: estos costes son fijos, incluso cuando tienes un mal mes. Intenta emplear a personas en base a los resultados del negocio. En otras palabras, pagar una cuota fija mensual y una cantidad variable vinculada a los resultados de tu negocio. De esta forma pagas más cuando te va mejor, y menos cuando te va peor. Y lo que es más importante, tendrás empleados con mayor interés por trabajar intensamente.[/cita]

  • Compra artículos de segunda mano tanto a nivel de mobiliario como material de oficina, ordenadores, vehículos, etc. Esta opción es muy viable con internet, ya que se multiplican las posibilidades de acceder a material en buen estado y útil. En los portales de segunda mano verás cuántas oportunidades tienes.
  • Es más que recomendable potenciar a los empleados con cursos, pues de esta forma podrás echar mano de ellos cuando los necesites sin tener que contratar a un tercero.
  • No pagues las deudas de tu empresa con tarjeta de crédito, sobre todo cuando las tasas son altas. Lo mismo se puede decir si te retrasas en tus pagos y empiezas a incurrir en multas. Es altamente probable que pronto te encuentres con deudas que te asfixiarán.
  • Si nuestra empresa tiene la liquidez suficiente, entonces, lo recomendable es comprar. Por el contrario, si la situación es apremiante lo más recomendable es alquilar.
  • Debes conocer tus limitaciones. Hay que aceptar el hecho de que no se puede hacer todo. Si eres mejor liderando y administrando tu negocio que con los números, entonces deberías contratar a un contador. Por muy bien que pienses que va tu negocio, los números nunca mienten.
  • No compres por comprar. En muchas ocasiones las personas se dejan llevar por la novedad y compran aparatos tecnológicamente a la vanguardia, pero de los cuales sólo se utilizará el 30% de su rendimiento.
  • Cuando tienes empleados o trabajas con freelancers, sus sueldos son uno de tus mayores gastos: estos costes son fijos, incluso cuando tienes un mal mes. Intenta emplear a personas en base a los resultados del negocio. En otras palabras, pagar una cuota fija mensual y una cantidad variable vinculada a los resultados de tu negocio. De esta forma pagas más cuando te va mejor, y menos cuando te va peor. Y lo que es más importante, tendrás empleados con mayor interés por trabajar intensamente. Para esto debes llegar a acuerdos positivos, porque nunca querrás tener un empleado descontento. Esto requerirá tus mejores habilidades de liderazgo y negociación.
  • Si realmente quieres ahorrar dinero en tus compras, debes evaluar trimestralmente las facturas de tus proveedores, y mejorar los acuerdos que tienes con ellos. Solicita ofertas, crea relaciones a largo plazo que impliquen descuentos, mejores condiciones, entre otras posibilidades.
  • Debes evitar material publicitario innecesario. Algo es muy cierto en este mundo actual: los folletos ya no funcionan. Tú mismo pregúntate: ¿Cuándo ha sido la última vez que has leído un folleto con verdadero interés? Es cierto que la necesidad del folleto depende del sector, pero en general las personas no le prestan atención a este tipo de publicidad. Si tú utilizas los folletos y deseas continuar utilizándolos, entonces, haz una evaluación de lo invertido y de los resultados. En muchos casos los ingresos no son siquiera suficientes como para cubrir los gastos de la campaña publicitaria.

[cita class=”d”]Trata de generar alianzas con otros compradores. No importa lo buen negociador que seas, porque al ser dueño de una pequeña empresa tus compras son mínimas. Cuando creas una alianza podrás comprar lotes más grande y por ende solicitar descuentos por volumen  e incluso conseguir acuerdos más flexibles, en relación con los pagos,  con tus proveedores.[/cita]

  • Trata de generar alianzas con otros compradores. No importa lo buen negociador que seas, porque al ser dueño de una pequeña empresa tus compras son mínimas. Cuando creas una alianza podrás comprar lotes más grande y por ende solicitar descuentos por volumen  e incluso conseguir acuerdos más flexibles, en relación con los pagos,  con tus proveedores. Cuando se trata de grandes compras,  o de compras habituales, este esfuerzo vale la pena.
  • Cuando tu negocio empiece a crecer, entonces, estarás ante nuevos desafíos tales como el mantenimiento de tu base de clientes o para realizar alguna otra tarea que está más allá de tus capacidades. Para ello vas a necesitar un poco de ayuda extra. Deberías considerar la contratación de asistentes virtuales para que te ayuden con tu negocio en internet.

 

Vía: seeseuno.es, Merca20.com, elblogparaemprendedores.com, mundonegocios.net, chrassus.com

Foto: cursosfemxa.es

comments

Autor entrada:

Deja un comentario