¿Negocio estancado? Aplique una mejor gestión empresarial

gestion-empresarial

Muchos emprendedores caen en la rutina, y a final de año se dan con la sorpresa que su negocio no ha crecido o que están peor que el año anterior. Poseer un negocio implica más que vender, significa gestionar. Se gestiona con capital económico, financiero, humano, con clientes, proveedores, y hasta con rivales en el mercado. El mundo empresarial es el espacio de gestión por excelencia. ¿Cómo lograr una buena gestión empresarial? Aquí algunos pasos básicos para lograrlo:

Paso N° 1: Plan de Negocios

Téngalo presente: solo hay una persona que puede gestionar el negocio, y ése es el mismo propietario. Un gerente externo no debe gestionar su empresa, debe hacerlo por propia cuenta. Y su primer trabajo consiste en armar un plan de negocios coherente con las capacidades de la empresa. Dicho plan, en resumidas cuentas, alberga la misión, visión y objetivos que tiene el negocio.

Paso N° 2: Atención a los Plazos

Los objetivos no son cosas gaseosas. Cada uno de los objetivos debe de cumplirse en un plazo determinado. Parte de una buena gestión implica una rigurosidad excesiva para el cumplimiento de dichos plazos. Un objetivo logrado por encima de dicho plazo no debe considerarse como un éxito para la organización.

Paso N° 3: Control de los Objetivos

Los objetivos no se cumplen por sí solos, necesitan de nuestra intervención para su cumplimiento. Por tanto, si creemos que el solo devenir del tiempo hará que se cumplan los objetivos, caemos en un grave error. ¿Tiene planificado vender al interior del país para fin de año? Pues, organice su agenda para lograr contactos en esos lugares. Eso tiene que hacerse antes del plazo establecido para dicho objetivo. Hay que manejar la realidad, y no dejarnos manejar por ella.

Paso N° 4: Reconstruir sobre la Marcha

No todo es color de rosa para la empresa. Existirán objetivos que no podremos cumplir por expectativas desmesuradas o cambios del entorno inmanejables. ¿Se dedica a vender abrigos y, sin embargo, durante este invierno no se observó bajas temperaturas? Pues bien, hay que reconstruir el plan de negocios, es parte de la gestión empresarial. Un objetivo no cumplido es fuente de conflictos al interior de la organización, por ello, hay que evitar tan lamentables consecuencias. Es en esos casos cuando hay que aplicar el plan B, aquellos objetivos dejados de lado en el plan de negocios inicial (pero no olvidados, siempre hay que tener otros objetivos debajo de la manga).

¿Cómo calificaría la gestión de su empresa? ¿Buena o mala? Esperamos que con estos pasos, pueda llevar a buen puerto su negocio.

Vía: “Claves para emprendedores”

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion