Nuevos modelos de negocio

El mundo sin duda está cambiando, y con él las empresas. Estas deben evolucionar hacia estructuras más abiertas e innovadoras, que dejen atrás formas decimonónicas de organizarse. Los nuevos modelos de negocio, mucho más centrados en las personas, su creatividad o su trabajo en equipo están rompiendo con los paradigmas preponderantes tomando mano de la tecnología para incrementar tanto la forma de comunicarse con sus clientes, como el efecto expansivo de nuestro negocio, reducir costes o incrementando la productividad.

Un modelo de negocio describe los fundamentos de cómo una organización, crea, desarrolla y captura valor. Antes de crear vuestro modelo de negocio os recomiendo que utilicéis una conocida fórmula de estudiar una idea, un negocio o una marca personal, el Business Canvas Model (aquí podéis descargaros el lienzo que os servirá como guía  , Podéis también encontrar el libro del autor Alexander Osterwalder en la siguiente página ).

Hoy, para ejemplificar el concepto “Nuevos Modelos de Negocio”, hemos extraído una parte de los más usados actualmente, aunque cada empresa es libre de construir el suyo propio:

-Long tail (Larga cola): Consiste en vender menos de más. Es decir, se centra en ofrecer una elevada cantidad de productos clave, los cuáles son vendidos en cantidades reducidas pero con una amplia gama y variedad. Requieren un reducido coste de inventario y fuertes plataformas que hagan llegar los productos a los consumidores finales. Ejemplo de ello podrían ser las shop online con una amplia gama de productos,.

-Plataformas múltiples: Su finalidad es reunir a dos o más grupos interdependientes y diferentes clientes. Estas plataformas únicamente serán útiles para un grupo determinado de personas sólo si los otros grupos de clientes también están presentes. Estas plataformas se hacen mucho más fuertes y complejas a medida que se incrementa el número de participantes generando efecto red y atrayendo a más usuarios.

-Gratis (aunque “no free lunch”): Están basados en un segmento de clientes que pueden beneficiarse del producto o servicio de manera gratuita. Se mantienen porque los clientes que no pagan son financiados por un menor segmento de clientes. Dentro de los modelos gratis encontramos dos diferentes:

Freemium: Se trata de un modelo de negocio que funciona ofreciendo servicios básicos gratuitos, mientras se cobra por otros más avanzados o especiales. La palabra freemium es una combinación de las dos palabras que definen el modelo de negocios: “free” y “premium”. Un ejemplo podría ser Whatsapp, Skype o Dropbox.

Cebo y Anzuelo: Consiste en ofrecer un producto básico a un precio muy reducido, a menudo con pérdidas (el cebo) y posteriormente cobrar precios excesivos por los accesorios, complementos o instrumentos requeridos para continuar disfrutando del bien. Son los llamados bienes complementarios, aquellos que no podemos consumir de manera disjunta.

-Modelo abierto: Este es sin duda por el que yo apostaría y que puede conllevar beneficios más positivos. Se basa en que el propio modelo de negocio se aplique en las empresas para crear y capturar valor a partir de la colaboración abierta con nuestros stakeholders. Este proceso puede llevarse a cabo tanto “de dentro afuera”, extrapolando hacia fuera lo que la empresa genera y haciéndolo llegar a nuestras alianzas clave; como de “fuera adentro”, aplicando en la empresa lo que aprendemos del exterior. De este modo nuestra empresa explorará nuevas ideas en conjunto y explotar el conocimiento compartido para la generación de innovación.

¿Te animas a cambiar tu modelo de negocio?

Vía: (Osterwalder A. , Business Canvas Model)

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.