Pasos para generar la idea de negocio correcta

generando-ideas-de-negocio

Las ideas no caen del cielo, se construyen. Esa es la premisa que debe manejar todo aquel que quiere hacer empresa. Esperar sentado que una buena idea de negocio surja, no tiene sentido alguno. Hay otros que van en lucha de su sueño, sin saber que detrás de cada negocio existe una estructura, que debe ser analizada previamente. Y esta recomendación va desde aquel que emprende en el ámbito industrial como en el de las artes. El planeamiento es fundamental.

Manejar una única idea de negocio tiene sus pros y contras: por un lado, puedes enfocar todas tus energías en esa idea, pero, por otro lado, puedes derrumbarte con esa idea sin tener otra como reserva. El denominado “plan B” que se aplica a las tácticas deportivas o estrategias de guerra, también debe ser aplicada en los negocios. Comience a considerar dos o tres ideas, de su interés o con las que se encuentre en plena vinculación. Estas ideas deben tener como focos los siguientes puntos:

  1. Tipo de industria.
  2. Tipo de cliente.
  3. Características del producto o servicio.

Conociendo estos puntos dentro de su plan de negocios, ha dado un primer gran paso. Lo segundo es saber cuál es el grado de competencia del sector. Recuerde que si hay más de dos o tres marcas que dominan el mercado, simplemente le será muy complicado convertirse en el líder de su rubro. Salvo, que comience a innovar con el producto o servicio. En ese caso, habrá creado un nuevo nicho de mercado, posiblemente pequeño, es cierto, pero en el que podrá convertirse en el líder.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Vamos, no todos tenemos el producto o servicio listo para el consumo. Si ya tiene la idea en mente, acérquese a los potenciales clientes y averigüe esto:

  1. ¿Son consumidores de un producto y/o servicio con dichas características?
  2. ¿En qué volumen consumen dicho producto?
  3. ¿Cuáles son sus proveedores y/o marcas preferidas?
  4. ¿Qué características añadirían al producto si tuvieran la oportunidad de hacerlo?

Estas preguntas pueden ayudarlo a realizar los ajustes necesarios antes de lanzarse al mercado. O, inclusive, pueden ser motivo para dejar de lado la idea A de negocio, e ir por la opción B, ya sea por rentabilidad o por factibilidad. Es ahí donde el olfato emprendedor resulta sumamente útil. Cuando se detecta una buena oportunidad de negocio por otra no tan buena, es cuando el emprendedor comienza a surgir.

Vía: “Claves para emprendedores”

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario