¿Por qué Bill Gates invierte US$ 106 millones en “comidas imposibles”?

Hoy el negocio de la carne que no es carne parece que está recibiendo el impulso que le faltaba, ya que el mismísimo fundador de Microsoft está encabezando la lista de millonarios inversionistas.

Las oportunidades de negocio asociadas a la innovación tecnológica hacen del foodtech un sector en crecimiento que interesa a grandes inversionistas y corporaciones, atraídas por se start up diferentes. Uno de ellos es Bill Gates.

El término foodtech hace referencia a las empresas de la industria alimentaria que hacen uso de la innovación en sus modelos de negocio. Por eso que los emprendedores empiezan a ver un camino a seguir en ella y quienes ponen de manifiesto los hábitos de consumo que la transformación digital y la industria están demandando para conseguir revolucionar por completo este sector.

Y no es ningún secreto que actualmente muchas grandes corporaciones e inversionistas sienten apetito voraz por el foodtech, un sector que está cambiando el negocio de la alimentación y que brinda nuevas oportunidades a quienes se aventuran en él.

Tal es el caso del fundador de Microsot quien ha invertido alrededor de 106 millones de dólares en Impossible Food, una compañía biotecnológica fundada por el bioquímico de la Universidad de Stanford, Patrick O. Brown cuyo propósito es la creación de alimentos de origen vegetal que tengan el mismo sabor que la carne o productos lácteos equivalentes, y así ser más sostenibles con el medio ambiente.

La hamburguesa imposible

Impossible Foods comparte inversor con Modern Meadow una empresa especializada en el desarrollo en laboratorio de carne animal cultivada. La carne artificial está creada con las mismas células que la carne natural.

Ambas compañías están tratando de llevar la comida a la mesa a través de una tecnología que es mucho más amigable con el medio ambiente y más eficaz en términos de coste real para el mundo. El objetivo es tentar a los amantes de la comida y la carne para que se den cuenta que no sólo estos falsos productos cárnicos sean más saludables, con menos antibióticos y hormonas, sino que también son menos intensivos en recursos y más respetuosos con el medio ambiente.

Por ejemplo, Impossible Foods dice que la producción de una de sus hamburguesas requiere sólo una cuarta parte del agua y el 5 por ciento de la tierra que requiere una hamburguesa convencional y que el proceso emite sólo el 13 por ciento de los gases de efecto invernadero.

Muchos de estos productos se han utilizado en hamburguesas vegetarianas antes, por lo que la verdadera salsa secreta de la hamburguesa imposible es una sustancia natural llamada leghemoglobina para replicar el sabor, el color y el aroma de la carne animal.

Hasta el momento la hamburguesa de Bill Gates se está vendiendo en Nueva York, San Francisco y Los Ángeles, y cuyos precios varían en estos restaurantes de US$12 a US$19 por cada una de ellas.

Te puede interesar: Estos son los 10 productos en los que los millonarios están invirtiendo su dinero

Fintech alimenticio

Los inversionistas que tienen en mente incursionar a esta industria alimentaria tecnológica deben saber que lo que caracteriza al foodtech es el uso de metodologías, el desarrollo de actividades y la búsqueda de entornos ligados al emprendimiento.

Por eso que la revolución fintech, es una actividad en la que las empresas emplean las tecnologías de la información y la comunicación para ofrecer servicios financieros de forma menos costosa y más eficaz. Entonces, al abrirse nuevas oportunidades para buscar novedosas experiencias o personalización, nace una actividad atractiva en el sector agroalimentario”.

Marcos Alves, fundador de El Tenedor, que fue comprada por TripAdvisor en 2014, señala que el sector foodtech es extremadamente amplio, sobre todo la parte tecnológica conectada al mundo real que se refiere a los restaurantes que usan tecnología, o a la conexión con los usuarios finales en sus hogares. Sin olvidar la parte logística del mundo de la alimentación.

Innovaciones

Los expertos explican que hay cuatro eslabones en la industria alimentaria: materias primas, procesado, distribución y venta, y la innovación incide en el modelo de negocio. Por lo que se refiere a las materias primas, se producen innovaciones en cuestiones como la proximidad de producto, la producción sostenible, o la biotecnología (verde; azul, referida al medio marino; y blanca, al proceso industrial).

En el procesado se dan innovaciones acerca del big data, robotización, tecnococina rápida y natural o impresoras 3D para configurar alimentos, mientras que la distribución presenta innovaciones que tienen que ver con el ecommerce (las principales cadenas invierten en distribución de alimentos); la cadena de distribución o seguridad alimentaria.

Sin duda, se está dando una verdadera revolución en el la industria alimentaria mundial.

[socialpoll id=”2463205″]

Vía: gestion.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL