¿Qué tipo de empresa tienes? ¿Shoji o loft?

empresa

Seguramente alguna vez se ha visto un shoji japonés; una especie de tabique móvil que consta de una armadura de listones de apretadas cuadrículas donde se pega un papel grueso blanco que deja pasar la luz, pero no la vista. De esta forma, se crea desde su interior un juego de sombras cuando las personas se acercan al lugar.

Bueno; ya algunas organizaciones han decidido ser empresas shoji.

Y también alguna vez se ha visto un loft; que es un recinto sin barreras, con grandes ventanas  y de espacio único con una claridad y luz para el recorrido. Aquí, algunas de estas compañías ya decidieron ser empresas loft.

Entonces, ¿cuándo una empresa decidió ser una u otra?

Durante la etapa de crecimiento: al atravesar la barrera de ser una pequeña empresa a una mediana. En estos casos, con el crecimiento por volumen en la producción y ventas, por desarrollo de nuevos productos y mercados geográficos.

Este crecimiento logra que la organización sea más eficiente y operativa y es aquí cuando en la empresa se fundan departamentos especializados y, en consecuencia, puestos especializados. Es el germen de la empresa shoji donde sigue habiendo luz, pero ya no se puede ver lo que se hace en su interior.

Lee también: 10 ejemplos de empresas con culturas fantásticas

Si se tiene claro qué hacer (objetivos y estrategia), ¿por qué cuesta tanto en desarrollarlo?

El punto central en esto es que el proceso de negocio ya no está alineado con la estrategia de la empresa y directamente baja  a los departamentos.

La claridad con el pedido que circulaba anteriormente por el proceso de negocio ahora se ve entorpecida por algunos tabiques móviles que tiene forma de procedimientos, gestión del tiempo o por la habilidad de comunicación entre los colaboradores.

Por lo tanto, es el proceso de negocio el que debe guiar a la empresa y no los departamentos. Es el llamado connecting dot de la empresa, el mecanismo transversal que coordina el flujo principal de la empresa, desde el área comercial a la operativa, ya que el proceso de negocio solamente se centra en un punto: el cliente.

oficinas

¿Qué implica ser una empresa shoji o loft?

Si es shoji, la inteligencia competitiva será vista como una función especializada más y se crearía una figura (un departamento o puesto específico) que reporta a la alta dirección para la toma de decisiones. El resto de miembros participarían pasivamente, ya que sólo reportarían a este puesto o departamento por medio de correos electrónicos o reuniones.

Si es loft, primero se crearía el proceso de inteligencia competitiva para luego decidirse quién hace qué y cómo, con el objetivo de nutrir al proceso de negocio bajo un sistema informático que es alimentado por todos los miembros responsables.

En el primer caso, la inteligencia competitiva es vista como un producto dentro de la empresa y en el segundo como un proceso dentro de la misma.

Te puede interesar: Enseñanzas de las empresas más exitosas

¿Se puede eliminar todos los paneles de una empresa?

Cualquier proceso de cambio necesita de una planificación en la que todos se den cuenta qué hacer y cómo hacerlo, ya que este cambio afectará a todo el negocio. Un buen ejemplo de una empresa que ha diseñado una organización loft ha sido Zara : pasando de empresa mediana a una gran organización sin que su proceso de negocio se viera afectado.

La clave entonces es centrar el proceso en el cliente y el resto de elementos de la empresa (sistemas de gestión, de información y comunicación, personal, logística, cadena de suministro, etc.) se orientan en función de este proceso.

Mira este video: Cómo acelerar el éxito de tu empresa

Vía: contunegocio.es
Foto. en.wikipedia.org

Artículos de interés:

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion