Reorganiza tu vida con la técnica de la autogestión

mirarse-en-el-espejo

Estamos pendiente de todo y de todos en la oficina. Pero porque no nos ponemos a pensar en esa persona que a diario vemos frente al espejo. Sí, hablamos de ti. Porque puedes ser muy bueno gestionando una empresa, o manejando a un grupo de personas a tu cargo, pero ¿qué tan bueno eres gestionándote a ti mismo? La diferencia entre el profesional del pasado y el profesional de hoy es la capacidad que tiene este último para interrogarse a sí mismo hacia dónde está yendo su carrera y su vida. Desde terrenos de la psicología nos llega la autogestión (o self-management en inglés) como un método para reconectarnos con nosotros mismos.

Algunas preguntas básicas

Antes de aplicar la autogestión en tu vida personal y profesional, es necesario que saques una fotografía exacta de ti en el espacio físico y temporal actual. Como buena fotografía, ésta debe ofrecer una visión fiel de ti y no lo que tú crees que reflejas hacia el mundo. Por ello, resulta indispensable que contestes con sinceridad a estas preguntas, pues de éstas dependerá la correcta aplicación de la autogestión:

  • ¿Cuál es mi visión de la vida? ¿Cuáles son mis puntos fuertes y cuáles mis puntos débiles?
  • ¿Cuáles son los objetivos y las metas que tengo para mí?
  • ¿Estoy haciendo realmente lo que deseo hacer? ¿O estoy siguiendo el plan de vida que otros han diseñado para mí?
  • ¿He tomado decisiones trascendentes durante mi vida que me han llevado al lugar donde estoy actualmente?
  • ¿Soy capaz de decir “no” a un requerimiento que no me produce satisfacción?
  • ¿Continúo capacitándome y desarrollándome como en meses o años anteriores?
  • ¿Vivo bajo permanente estrés?
  • ¿Puedo mantenerme enfocado y atento a mis tareas rutinarias?
  • ¿Estoy lo suficientemente motivado como para continuar con lo que hago normalmente?

Solo después de responder estas interrogantes, tendrás una radiografía exacta de quién eres hoy en día y a dónde apuntas en el futuro. Ahora vayamos a la autogestión en sí.

La autogestión como la base de la autorrealización

Lo que te permitirá obtener la autogestión es la capacidad de transformar tu entorno en lo que siempre has soñado, pero no cambiando lo que te rodea, sino más bien, cambiando tu interior. Hay dos aspectos que representan las piedras angulares de la autogestión:

  1. Control

Las preguntas mencionadas líneas arriba no eran superfluas. Todo lo contrario. El estrés diario se origina cuando somos conscientes que no estamos haciendo lo que deberíamos hacer. Y no siempre lo que deberíamos hacer concuerda con lo que nos obligan a hacer en el trabajo. Una vez que has identificado cuáles son tus objetivos y metas en la vida, no puedes desatenderte de ellos, y tienes que caminar en dirección a ellas. Si tu trabajo actual no guarda correspondencia con dichos objetivos, es posible que tengas que cambiar de trabajo. ¿Por qué? Porque solo así tendrás exclusivo control sobre tu vida y el rumbo que pretendes dar sobre ella.

  1. Perspectiva

Asumir el control de nuestra vida conlleva nuevas responsabilidades y deberes, cuyos máximos fiscales somos nosotros mismos. Bajo la autogestión, entramos a un proceso de autoevaluación continua. Es en esta etapa cuando debemos analizar la situación de nuestra vida: ¿Qué sucedería si no cumplimos con el objetivo A de nuestra vida? ¿O si no llegamos a cumplir la meta X? Es aquí cuando comenzamos a priorizar algunos objetivos y metas sobre otras. Hay algunas que nos permitirán autorrealizarnos, otras en cambio, solo son reflejo de presiones y construcciones sociales.

¿Piensas aplicar la autogestión en tu vida? ¿Qué esperas lograr con ella?

Vía: controlyperspectiva.com / sintetia.com
Foto: galleryhip.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion