Socios, empleados y proveedores: lo que necesita tu empresa

capital-humano

La conformación de una empresa no se da por la acumulación de insumos y maquinarias, se logra a través del esfuerzo conjunto de un grupo humano, con fines y metas específicos. Lo diferente a ser empleado, es que cuando uno crea una empresa tiene la posibilidad de escoger que gente te rodeará. Si considera que no existe gente que lo pueda ayudar, trabajará como independiente en todo sentido. Pero, como bien sabe, una empresa crece en la medida que su oferta se diversifica. Y eso es lo que nos permiten nuestros socios, empleados y proveedores.

Socios

Se preguntará: ¿Acaso a los socios los puedo elegir? Por supuesto. Es más, tiene que tener mayor cuidado en su elección, pues se convertirán en su mano derecha. Un socio no puede ser escogido únicamente por el capital que le pueda aportar a la empresa (socio inversionista), sino también debe ponderarse la capacidad y el conocimiento que le puede ofrecer al negocio.

Existen muchos que se asocian por afinidad, abogados con abogados, economistas con economistas, ingenieros con ingenieros. En ese tipo de uniones, difícilmente pueden terminar ganando ambos. ¿Por qué? Porque muchos profesionales observan el negocio propio como una extensión de su carrera, por tanto, continúan en su ámbito netamente profesional, dejando en el olvido las tareas administrativas, de gestión y ventas que requiere toda organización. Solo cuando existe el empeño por aprender por parte de los socios, se podrá vislumbrar el futuro con esperanza.

Empleados

Casi todos los emprendedores han pasado algún tipo de experiencia como empleados de otros. Pueden ser largas o cortas las experiencias, agradables o desagradables, lo cierto es que todo ese periodo nos ha dejado una gran enseñanza: no hagas a otro lo que no deseas que te hagan a ti. El empleado debe ser tratado con respeto, y además, debemos brindarle todas las herramientas posibles para que crezca como profesional y como persona.

Por ello, al iniciar un negocio, debemos tomar consciencia si estamos en la real capacidad de tomar a cargo un empleado. No solo el empleado dependerá de la paga que le hagamos mensualmente, sino también todo su núcleo familiar. ¿Estamos en condición  de contratar un empleado? ¿Tenemos la capacidad económica como para no atrasarnos en sus pagos? ¿Le estamos ofreciendo un sueldo decente? Pregúntese ello antes de contratar.

Proveedores

Así como podemos tener empleados a tiempo completo, podemos echar mano, también, de otros emprendedores independientes, los conocidos proveedores. Ellos nos aportarán su capacidad sin la necesidad de tener que lidiar con pagos mensuales, CTS, seguro médico, gratificaciones, etc. Pero eso sí, tenga en claro que el proveedor no estará siempre disponible a su llamado.

Y para ti, ¿prefieres socios, empleados o proveedores en tu empresa?

Vía: “Claves para emprendedores”

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion