Soluciones creativas: El CEO que pagó $ 8 000 000

Pasta

Una fábrica de dentífricos tenía el problema de enviar algunas cajas sin el tubo de dentífrico adentro. Se debía a la forma en que la línea de producción estaba diseñada, y los expertos en estos diseños te pueden explicar lo difícil que es tener todo tan perfectamente funcionando, que todo salga perfecto el 100% del tiempo. Pequeñas variaciones en el ambiente (que pueden controlarse de una manera costosa) significan que debes tener puntos de control de calidad inteligentemente distribuidos en toda la línea para que los clientes de todos los supermercados no se terminen molestando y comprando los productos de la competencia al encontrar las cajas vacías.

Entendiendo la importancia de este asunto, el CEO se reunió con los altos ejecutivos de la compañía y decidieron empezar un nuevo proyecto, donde contratarían a una compañía externa de ingeniería, ya que el área de ingeniería interna no tenía la capacidad de realizar este esfuerzo adicional.

El proyecto siguió el proceso regular: presupuestos, concursos, elecciones por terceros, y 6 meses después (y $8 millones) tuvieron una fantástica solución justo a tiempo, dentro del presupuesto, de gran calidad, y todos los involucrados en el proyecto pasaron un tiempo excelente. Resolvieron el problema usando balanzas de alta precisión que activarían una campana cada vez que una caja de dentífrico pesara menos de lo que debería. La línea se detendría, y alguien tendría que retirar la caja fallada, y presionar un botón cuando esté todo listo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Un tiempo después, el CEO decidió ver el ROI del proyecto: ¡Los resultados fueron asombrosos! Ninguna caja vacía fue enviada después de la instalación de la balanza de precisión. Muy pocos clientes se quejaron e incrementaron su cuota de mercado. “¡Ese fue dinero bien gastado!”  dijo antes de ver una estadística adicional en el reporte.

Resultó que el número de cajas detectadas por la balanza de precisión, después de tres semanas de instaladas, fue 0. En un inicio estuvo detectando 12 por día, así que podría ser que hubiera algún error en el reporte. Pidió una revisión y los ingenieros luego confirmaron que los datos eran correctos. Ninguna caja había sido detectada porque todas las cajas que llegaban a ese punto estaban correctamente llenas.

Confundido, decidió ir directamente a la fábrica y observar la parte en la que las balanzas de precisión fueron instaladas. Unos pocos metros antes de llegar al punto, un ventilador de $20 estaba posicionado de tal manera que soplaba en una contenedor las cajas vacías. “Oh; eso lo puso uno de los trabajadores, cansado de tener que caminar hasta aquí cada vez que esa campana sonaba” le explicó uno de los trabajadores.

Moraleja de la historia; las soluciones son variadas. Las soluciones creativas y eficaces, muy pocas. Y muchas veces esa solución se encuentra en quien tiene el problema frente a él todos los días.

Y tú, ¿quieres gastarte $ 8 000 000 o $ 20?

Vía: 9Gag

comments

Autor entrada:

Deja un comentario