Tienes una idea de negocio, ¿por qué necesitas un estudio de mercado?

Todos iniciamos una nueva empresa con el deseo de que esta sea exitosa, pero hay quienes, guiados por la emoción, deciden embarcarse en tan arriesgada misión sin antes buscar toda la información necesaria.

Un correcto estudio de mercado es clave tanto antes como después del lanzamiento de una idea de negocio, si se desea minimizar los riesgos.

Y es que el estudio de mercado ayuda a conocer la respuesta de los posibles clientes (el target) y proveedores y analizar el producto, el precio, la distribución y, en definitiva, todos los factores a analizar en el plan de marketing del negocio.

Son cuestiones que toda empresa debería conocer, que en muchas ocasiones pasan por alto y que ayudan a tomar las decisiones más acertadas. Para la elaboración de un estudio de mercado se emplean técnicas cuantitativas, cualitativas, de observación y de análisis documental. Desde las encuestas a la investigación de tendencias en redes sociales o los focus groups.

Entonces, ¿qué información nos ofrece un estudio de mercado?

Estudio de la viabilidad del negocio

Si se tiene una o varias ideas de negocio, el estudio de negocio ayudará a elegir, descartar y corregir. Quizá la idea sea buena, pero dar una vuelta al producto ayuda a cubrir mejor las necesidades del target.

Quizás el local escogido sea una maravilla, pero el target no se encuentre en esa zona. O quizás el negocio no sea viable. Y, en ese caso, es mejor saberlo cuanto antes y dedicar los recursos a otra cosa.

Un estudio de mercado bien realizado entonces  aportará una importante información para depurar la idea de negocio en un contexto determinado y adaptar los deseos a la realidad.

Analizar el target

Si antiguamente el marketing se centraba en crear demanda para un producto, esto es cosa del pasado. Ahora hay que definir el producto o servicio en función de del público objetivo, y para eso hay que conocerlo. No olvidar que en el marketing actual el consumidor no se resigna a ser un mero receptor, quiere también participar en el proceso creativo y de ahí surgen herramientas como el design thinking.

Si se vende un producto, se debe saber a quién. Tanto en lo cuantitativo como en lo cualitativo. No solo para adaptarlo a las necesidades, sino también para saber dónde se encuentra ese target, cómo llegar a él y a través de qué mensajes o acciones de marketing.

Dentro del target se puede encontrar también perfiles de clientes diferentes. Una correcta segmentación de mercado (dividir al público objetivo en segmentos) ayudará también a encontrar nichos de consumidores que puedan estar interesados en el producto. Y a definir diferentes posicionamientos de producto en la mente del consumidor y distintas estrategias de marketing.

Te puede interesar: 6 métodos económicos para hacer un estudio de mercado

Conocer a la competencia

No se refiere solamente a conocer la demanda que existe para ese target al que se desea atraer, y de qué cuotas de mercado gozan, fundamental es para conocer la viabilidad. ¿La competencia se diferencia por su precio o porque ofrece un valor añadido asociado a su marca?

Si se ofrece un producto similar, ¿se hace para un público genérico o para nichos concretos? Conocer a la competencia ayudará a saber cómo diferenciarse de ella. Y cómo posicionarnos de cara a nuestro público objetivo.

Experiencia y satisfacción de clientes

Conocer la percepción que tiene el público objetivo ante los productos de la competencia, qué métodos de pago utilizan o que factores intervienen en su decisión de compra puede resultar muy útil para definir los productos o servicios.

Pero el análisis no acaba una vez que están en el mercado: ¿el producto satisface sus necesidades? ¿qué lugar ocupa nuestro servicio en la mente del consumidor, en comparación con el de la competencia? ¿qué opinión tiene de nuestra atención al cliente?

Ciclos de vida de los productos y del negocio

Toda actividad, marca o producto tiene un ciclo de vida. No es ni bueno ni malo: es natural. Conocer estos ciclos servirá para anticiparse en la toma de decisiones de la empresa o en el lanzamiento de nuevos productos que vengan a suplir la decadencia de otros.

Adaptar el plan de marketing de nuestro negocio

Las conclusiones del estudio de mercado serán imprescindibles para determinar a qué objetivos se enfocarán el plan de marketing y qué estrategias y canales emplear.

En ocasiones el volumen de información que se necesita manejar no es demasiado elevado, ni las metodologías que se tiene que emplear son excesivamente complejas, por lo que se puede realizar la investigación por uno mismo.

Si del estudio de mercado depende, sin embargo, la toma de decisiones complejas, o una inversión elevada, en ese caso sí se recomienda recurrir a una empresa de investigación de mercados.

Vía: recodemk.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados