Tips para reducir nuestras compras obsesivas de ropa

A propósito de las noticias que hablan de conocidas figuras políticas obsesionadas con la compra de ropa, mostramos 10 consejos para que rompas con esa adicción a las compras indiscriminadas de ropa y calzado:

  1. Compra con dinero al contado

Nada de tarjetas de crédito o de débito. El dinero se va como el agua cuando hacemos eso. En cambio, si has decidido hacer un día de compras saca una cantidad regular de dinero para tal fin, y una vez que se esfumen los billetes, tu obsesión compradora se habrá terminado.

  1. Busca hobbies o pasatiempos enriquecedores

Ir al centro comercial se ha convertido en el pasatiempo preferido de los hombres y mujeres de hoy. Pero, mira objetivamente ese hobby, ¿te parece realmente entretenido? Hay cosas mucho más interesantes por hacer durante nuestro tiempo libre, como practicar un deporte, tocar guitarra, salir con amigos a un café, ir al teatro o al cine, etc.

  1. Usa la “regla de tres” para las compras de ropa

Está bien, no puedes vencer la tentación de ir al centro comercial. Pero, recuerda esto la próxima vez que vayas a comprar algo: nuestra vestimenta, en general, está compuesta por 1) camisa o blusa, 2) pantalón o falda y 3) zapatos o zapatillas. Si vas a comprar una ropa o calzado, asegúrate que guarde el mismo estilo de alguna ropa que tengas en tu closet. Porque si no es así, te verás forzado a volver al centro comercial a buscar la ropa que vaya de acuerdo con tu nueva adquisición.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Utiliza el clásico “me daré una vuelta”

No cedas a tus impulsa consumista. Si amas una prenda que has visto en una tienda, ¡detente!, no lo compres. En vez de ello di “me daré una vuelta para ver si encuentro algo más”. Con una simple caminata por otros establecimientos, tu instinto comprador se reducirá y terminarás adquiriendo una mejor prenda a un menor precio.

  1. Ve a comprar con amigos de tu misma condición económica

Nunca, pero nunca vayas a comprar ropa con amigos o compañeros que tienen más dinero que tú. Ellos podrán comprarse esas ropas carísimas, pero tú no… y es muy doloroso decir ante los demás “no puedo comprarlo porque no tengo dinero”. Por lo general, cedemos ante la presión social y terminamos adquiriendo una prenda que no necesitábamos. Así que escoge bien a tus amigos de “compras” la próxima vez.

  1. No dejes pasar las rebajas de temporada

Si eres amante de los centros comerciales, debes saber que tras cada cambio de estación, cierto tipo de prendas suelen ser rematadas. Es el caso de los polos al llegar el otoño, o las casacas al llegar la primavera. Así que si tenías le intención de comprar esa prenda que tanto querías, aprovechas las rebajas de temporada que te ofrecen las tiendas.

  1. Haz un inventario personal

Que desagradable es llegar a casa con una ropa recién adquirida y percatarnos que tenemos una prenda similar o idéntica guardada desde no sé cuándo en el fondo del closet. Bueno, esta situación suele ocurrirle a la mayoría de personas que no han hecho un inventario de ropa. ¿Un inventario? Sí, no es para nada ridículo, hazlo en tu computadora y pronto te darás cuenta que vas reduciendo gradualmente tu consumo en el rubro ropa y calzado.

Vía: moneycrashers.com / lifehacker.com
Foto: wallpapers111.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion