¿Trabajar o no trabajar desde casa?

Trabajo en casa

Trabajar desde casa es una opción real para mucha gente. Algunos emprendedores suelen comenzar sus empresas desde casa. Crecen poco a poco y lideran equipos en la sala, el comedor o la cochera para ahorrarse el alquiler de una oficina y para ir trabajando en paralelo a las funciones del hogar. Hay otros profesionales que también trabajan como freelance y pueden hacerlo desde cualquier lugar. Igualmente, en el caso de los trabajadores dependientes, empezó una moda en que las empresas les permitían trabajar desde sus hogares por horas.  Y es que, con la aparición de Internet, de los smartphones y toda la tecnología que facilita las comunicaciones entre diversos lugares, el trabajo desde casa se convirtió en una opción amigable para muchos sectores.

Pero, en lugar que esa tendencia crezca, se ha visto que grandes empresas como Yahoo y Google prefieren a sus trabajadores en la oficina que en sus casas, prohibiéndoles que se acojan al trabajo desde casa. Y es que se aduce que las mejores ideas se generan de los intercambios en vivo y en directo, en las reuniones o conversaciones con otros colegas. Ese tipo de contacto creativo que aún no puede darse por canales a distancia. ¿Es cierto eso? ¿Cuál es la realidad de trabajar desde tu hogar?

Para un independiente es fácil laborar desde casa, siempre y cuando tenga ciertas reglas útiles que le permitan trabajar de manera ordenada como tener un sitio fijo, un horario y poder de concentración. Las ventajas de hacerlo correctamente era contar con ingresos desde la comodidad del hogar y con pleno control de tiempo. Sin embargo, para los dependientes era más complicado. Que existieran empresas que permitan hacer horas desde casa era ventajoso para estos profesionales. Pero la verdad es que muchas organizaciones aún no ven con buenos ojos el trabajo remoto o a distancia. Lo entienden como tiempo en que el colaborador en realidad no trabajará sino que lo usará para las cosas personales para las que no tiene tiempo usualmente. Y esto afecta las posibilidades de promoción, de aumento salarial y de consideración para nuevos proyectos por parte de los superiores.

Entonces ¿se debe permitir trabajar desde casa o debe prohibirse? En realidad debería llevarse de las dos maneras. Hay empresas que manejan rangos máximos de horas permitidas para un “Home Office” y otras horas en las que sí se deberá estar en la oficina. Esto permite que el trabajador tenga libertad, compromiso y responsabilidad por sus funciones y al mismo tiempo permite seguir intercambiando ideas con los colegas en los momentos en que uno comparte con ellos. Así, trabajar desde casa no tiene por qué tomarse como una mala idea y más bien podría significar mayor producción del personal comprometido.

¿Y tú apoyas el trabajo desde casa, desde la oficina o un poco de ambos? Coméntanos tu experiencia.

Fuente: BBC Mundo

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion