Estudiar una maestría y trabajar a la vez, ¿es posible?

estudiar-en-la-noche

Has tomado la importante decisión de cursar una maestría. O de seguir estudios universitarios durante las noches. Pero no tienes pensado dejar tu trabajo.

¿Se puede ser un buen estudiante y a la vez laborar en un empleo de tiempo completo? Sí se puede, y aquí te damos algunos tips para que puedas realizar ambas cosas con éxito.

  1. Evalúa el impacto económico

Antes de observar el factor tiempo, hay que observar lo relativo al dinero. ¿Lo que ganas es suficiente como para pagar tu maestría? ¿Vivirás con cierta holgura a pesar del pago de tu posgrado? Recuerda que tendrás que cubrir el costo de alquiler de tu departamento (si cuentas con uno), los pasajes diarios, la comida, los gastos caseros, los desembolsos extraordinarios y una cuota extra para los trabajos que te dejen en la universidad. Toma una calculadora y analiza si te bastará el dinero que ganas hoy en día para cubrir todos estos gastos.

Lee también: ¿Cuál es la edad ideal para estudiar una maestría?

  1. Arma un horario

Ahora, crea un archivo en Excel o en un programa similar y arma tu horario diario. ¿Por qué es importante esto? Pues porque no querrás llegar tarde a clases o, mucho menos, dormir menos de lo acostumbrado. Ten en cuenta que debes de contemplar como mínimo una hora de traslado entre tu trabajo a la universidad y otra hora más en el recorrido de la universidad a tu casa. Por supuesto, también tienes que observar si cocinarás comida para todo el día durante las mañanas, o si comprarás comida en restaurantes.

  1. Crea un grupo de estudios

Éste debe ser tu prioridad cuando comiences a estudiar tu maestría o tu pregrado nocturno. Identifica a personas tan responsables como tú y entabla amistad con ellos. ¿Por qué? Debido al poco tiempo disponible con el que cuentas para realizar las tareas encomendadas, es recomendable que cuentes con un grupo humano estable con el que puedas realizar a tiempo cada una de las asignaciones. Asimismo, ellos te podrán “cubrir” en el caso de alguna falta por motivos de trabajo o enfermedad, dándote pistas sobre lo que se tocó en la última sesión de clases.

  1. Informa a tu jefe sobre tus estudios

Por supuesto, que lo recomendable es que no faltes  a ninguna clase en la universidad. Y tu jefe tiene que convertirse en tu mejor aliado para tal fin. Que no te atiborre de tareas en el trabajo, y que si hay tareas extra por terminar, busque a otro colaborador para que lo apoye por las noches o durante los fines de semana. Tu jefe tiene que entender que estás buscando crecer profesionalmente y que, en algún momento, retribuirás a su empresa con todo lo que has aprendido.

  1. Da cuenta de tus estudios a tu familia y amigos

No pierdas amistades por tu maestría. Dales a conocer a tu familia, amigos o, incluso, a tu pareja que estás trabajando y estudiando a la vez, y que por tanto, no podrás compartir con ellos el mismo tiempo que antes. Además, existirán días en que ni siquiera te quieras levantar de la cama visualizando el largo día que te toca por vivir, y ellos serán tu fuerza de apoyo emocional para que continúes con tu lucha a pesar de lo complicado que parezca.

Vía: universia.net.mx / americaeconomia.com
Foto: psu.edu

Mira este video: ¿Conviene Estudiar Maestría y Doctorado?

Artículos Relacionados