Horario de trabajo en debate: 12 horas por 3 días a la semana

trabajador-esclavizado

¿Te gustaría tener 4 días libres a la semana? Lo que en épocas de la Revolución industrial hubiera sido totalmente descabellado, hoy comienza a cobrar cada vez más fuerza. Más aún, que quien propone tan llamativo horario laboral es nada menos que el magnate mexicano Carlos Slim, uno de los mayores multimillonarios del mundo, y líder en varias ocasiones de la lista de los más ricos del globo elaborado por Forbes.

Fue en julio de este 2014, cuando Slim lanzó tan temeraria propuesta (sobre todo, para algunas empresas) en el marco del XX Encuentro Anual de la Fundación Círculo de Montevideo, celebrado en Paraguay. La propuesta es la siguiente: que los trabajadores sólo laboren 3 días a la semana, por 11 horas por día, y que los demás días lo dediquen al ocio, al estudio u otras actividades. ¿Qué se obtiene con ello? Trabajadores más productivos y más felices.

¿SE PREDICA CON EL EJEMPLO?

Hablamos entonces de un horario laboral de 33 horas a la semana, o si somos un poco más exigentes, de 36 horas semanales (si consideramos 12 horas de labor diarias), en un entorno americano y europeo donde el promedio de horas laborales es de 40 horas por semana (en el Perú, como ya sabemos, el máximo es de 48 horas).

Lo curioso es que en las empresas de Carlos Slim se ha hecho poco o nada para variar la rutina laboral. De hecho, en México, sede de las principales empresas del magnate de las telecomunicaciones, los horarios laborales se mantienen en el estándar cotidiano: 8 horas por 5 días a la semana. Hablamos de 40 horas semanales, el tiempo exigido por la legislación azteca.

Sin embargo, si traducimos lo que Slim viene repitiendo una y otra vez, podemos concluir que ese cambio podría generar la misma productividad con menor tiempo / hombre requerido. Es conocido ya que una persona puede aumentar su productividad cuando las condiciones laborales son las óptimas. Hablamos de un escenario hipotético, pero con resultados que podemos avizorar como satisfactorios.

PUNTOS EN CONTRA

Sin embargo, economistas y empresarios han puesto el dedo en la llaga sobre la propuesta de Slim. Para algunos, esta idea de aumentar la cantidad de horas laborales por día y disminuir los días totales es descabellada, puesto que iría en contra de la productividad del trabajador al estar tantas horas en el espacio laboral. La falta de atención y concentración decae después de varias horas de esfuerzo físico o mental.

Para otros, lo que dice Slim no tiene ni pies ni cabeza, pues existen funciones dentro de una empresa que no pueden ser reducidas a sólo 3 días laborales. ¿Se imaginan las centrales telefónicas, las mesas de redacción de los diarios, los hospitales, las comisarías, funcionando con la mitad de trabajadores con los que normalmente cuenta? Queda claro que la reforma propuesta por Slim no está diseñada para todos.

¿Y LOS SALARIOS?

He ahí el otro quid de la cuestión. Si se reducen las horas de trabajo semanales, ¿también se reducirá el salario mensual? Seamos más punzantes, ¿estaría dispuesto a que le rebajen el salario para tener más días libres a la semana? También podría ocurrir el fenómeno inverso al esperado por Slim: que la gente no invirtiera su tiempo en ocio o en capacitarse, sino en buscar otro trabajo en sus supuestos días libres. Esto nos traería un doble dolor de cabeza: reduciría el consumo y a la vez, acarrearía trabajadores más estresados, con jornadas laborales semanales de 72 horas.

Y todo eso en un entorno en el que los puestos laborales están en franco peligro (la meca del empleo seguro, Europa, ya dejo de ser el lugar soñado para los trabajadores), y en donde se fomenta jornadas más largas y estresantes, como las que afrontan los trabajadores chinos e indios, todo en aras de una mayor productividad. Las cifras los avalan: tanto China como India, ambas integrantes de las BRICs, son los países líderes en el crecimiento económico mundial. Y claro, sin las mejores condiciones de trabajo, por cierto.

Una propuesta interesante, pero que nos hace preguntarnos si las empresas y nosotros mismos estaremos aptos para un cambio de tal magnitud. En tu caso particular, ¿estarías a favor de trabajar 12 horas por 3 días a la semana?

Vía: economía.elpais.com / previsionfinanciera.com

Foto: poderpda.com

Deja un comentario