Ir a la universidad y trabajar a la vez es ya una obligación

estudiantes-universitarios

Lo que para nuestros abuelos era un imposible, para nosotros es ya una obligación. Compaginar estudios universitarios con el trabajo parecía impensado para generaciones anteriores, sin embargo, ahora a las empresas no les basta los estudios realizados por sus postulantes, sino también requieren que éstos cuenten con la experiencia laboral necesaria para iniciar con el pie derecho sus funciones.

Una cruda realidad

Según datos del 2014 ofrecidos por la OIT, 40% de las personas desempleadas en el mundo son menores de 29 años. En términos concretos, hablamos que 1 de cada 4 jóvenes en el mundo no cuentan con un trabajo (ni siquiera hablamos de un empleo con todas las de la ley). ¿Esto porque sucede? Porque las empresas no se animan a contratar personal que literalmente no sabe hacer nada.

Una realidad distinta

Sin embargo, hay un país en la que a pesar de la crisis, la tasa de desempleo juvenil es significativamente menor a la de otras regiones del mundo: los Estados Unidos. No se trata únicamente que en el país de las barras y las estrellas hay más oportunidades para los jóvenes, sino que éstos por la propia cultura de la sociedad yanqui, se ven obligados a conseguir un trabajo, a pesar de encontrarse estudiando una carrera en la universidad.

Según cifras del Departamento de Estado norteamericano, el 45% de los jóvenes universitarios cuenta con un trabajo a tiempo completo o a tiempo parcial. Todo esto bajo un entorno en el que se busca que los jóvenes adquieran experiencia laboral lo antes posible, aunado a los altos costos de la universidad en ese país, y una cultura de competencia por acceder a los mejores puestos laborales.

Trabajar y estudiar, ¡sí se puede!

Si estás en la universidad y no sabes si comenzar a buscar trabajo o no, te recomendamos lo siguiente para que luego de egresar de la universidad no empiecen los arrepentimientos:

  • Trata de no buscar cualquier empleo, sino aquellos que guarden relación directa con tu carrera profesional. No importa que sea como practicante profesional, lo importante es que vayas adquiriendo la experiencia y los contactos profesionales necesarios para cuando abandones la universidad.
  • Busca diferenciarte de otros candidatos adquiriendo conocimientos especializados. Ya desde la universidad puedes estudiar a la vez algún idioma, programas informáticos relacionados a tu carrera o alguna especialización (en forma de diplomados o cursos libres).
  • Si te resulta complicado encontrar empleos relacionados a tu profesión, conviértete en un emprendedor. Durante tus horas fuera de la universidad, puedes ofrecer servicios o productos que tengan que ver con tu carrera (creador de páginas webs, redactor, asesor administrativo o contable para pymes, etc).
  • Si ves un panorama muy oscuro en tu carrera, quiero decir que no encuentras opciones laborales en tu campo de estudio, no te quedes, y opta por empleos de medio tiempo no ligados a tu profesión. Si bien no acrecentarán tu experiencia, si pueden convertirse en tu fuente de financiamiento para estudiar futuras especializaciones, o también, como un referente en tu CV que demuestre que eres una persona polifacética y capaz de desarrollar distintas habilidades.

Vía: expansión.com / cnnexpnasion.com

Foto: abc.es

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion