La seguridad vs. la libertad financiera, ¿qué prefieres?

seguridad vs. libertad financiera

El común de las personas considera que ambos conceptos, la seguridad y la libertad financiera están estrechamente relacionados. Todo lo contrario, si pudiéramos definirlo en un diccionario económico, los hallaríamos en el apartado de antónimos. Quienes buscan la seguridad no tienen la mínima intención de alcanzar la libertad financiera. Y viceversa, quienes aspiran a la libertad financiera, gustan del riesgo, y la seguridad les parece algo poco atractivo.

¿CÓMO IDENTIFICAMOS A QUIENES PREFIEREN LA SEGURIDAD Y A QUIENES OPTAN POR LA LIBERTAD?

El lenguaje tiene un poder inconmensurable. La gente se delata por lo que dice. Por eso existen las empresas de reclutamiento laboral. Están constituidas por personal que sabe identificar a la primera de bastos el potencial, las necesidades y los objetivos de los postulantes a un puesto de trabajo. Así saben si esa persona encaja con los valores y cultura de la organización. Por ejemplo, encontramos que una persona que prefiere la seguridad dirá lo siguiente:

  • “Necesito estar en planilla, con un buen sueldo y excelentes utilidades”.
  • “Estoy buscando otro trabajo, me quiero ir porque me pagan muy poco y no me alcanza para nada”.
  • “Estoy realizando el trabajo que me pide por 30 soles la hora, ¿le parece?”
  • “A ver, si obtienes la ganancia que esperas me debes entregar el 10% como comisión por mi trabajo”
  • “Este trabajo me ha tomado más de 20 horas, espero una buena retribución económica”.

En cambio, alguien que aspira obtener libertad financiera, dirá cosas como estas:

  • “Estoy buscando a una persona para que pueda gerenciar mi empresa, ¿conoces a alguien de confianza?
  • “Estoy con este negocio, pero si todo va bien, estoy pensando ingresar en este nuevo giro, ¿no te parece interesante?”
  • “¿Cuál es mi tasa de flujo de efectivo si decido invertir en tu negocio?”

¿Ves, como son dos lenguajes completamente distintos? Por eso, hablamos que existen dos tipos de personas en el mundo: los que buscan seguridad y los que buscan la libertad financiera. Difícilmente logran mezclarse, porque las cosas son así, sus pensamientos son antagónicos. Si eres parte de los que buscan seguridad, ten por seguro que si decides ahora ir en busca de la libertad, seguirás visitando a tus viejos amigos, pero surgirán otros que comparten tus nuevas ideas. Te sentirás más a gusto con estos últimos.

¿CÓMO BUSCAR LA LIBERTAD FINANCIERA?

Algunos piensan que hay que volver a nacer para cambiar el chip. No es cierto. Pero si deberás hacer un cambio notable en ti, como el que hacen las orugas al convertirse en mariposas. Todas las personas tienen a miedo a perder dinero. Sólo que algunas lo hacen para evitar que su seguridad se quiebre, y otras porque temen que su libertad financiera se convierta en inalcanzable.

La mejor fórmula es iniciar desde ahora. No debes dejar tu trabajo, para nada. Sólo que debes aprovechar el tiempo libre para irte formando como una persona segura de ti misma, capaz de afrontar retos y optar por la libertad financiera. Puedes iniciar poniendo un pequeño negocio los fines de semana. O establecer un negocio en el que puedes contratar a alguien para la atención. O quizás, con algo de adiestramiento previo, animarte a invertir en Bolsa o en el negocio de alguien conocido.

Así no rompes del todo con el espacio de seguridad que habita en ti. Tienes unos ingresos fijos, pero a la vez, te animas a buscar tu libertad financiera a través de unos ingresos extra, que no son necesariamente seguros, pero que pueden ser mayores que el cheque que recibes a fin de mes. Ten la seguridad que si piensas dar el cambio luego que te despidan o te jubiles, no tendrás las fuerzas ni el hábito para buscar con insistencia la libertad financiera. Comienza ahora.

Vía: “El cuadrante del flujo del dinero” por Robert Kiyosaki

Foto: galleryhip.com

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion