Las 5 grandes mentiras que debes evitar en tu currículum

currículum

Mentir en el currículum sobre la experiencia laboral y las capacidades lamentablemente se ha generalizado. Muchas de estas mentiras que debes evitar pueden parecer inocentes, comunes y hasta asumidas por las propias empresas.

Entonces, ¿por qué no mentir si todo el mundo lo hace?

Lo cierto es que no vale la pena. Cuando la empresa descubre tal engaño el candidato puede ser automáticamente descartado afectando directamente la reputación del candidato, ya que los responsables de recursos humanos y las agencias de selección de personal comparten todo tipo de información entre sí.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Y luego de ser contratado, si la verdad sale a la luz, las consecuencias dependerán de la gravedad de la mentira, así como de los argumentos que se usaron para la misma.

¿Por qué se miente en un currículum?

La cosa es muy clara: el postulante miente porque se siente menos, porque sabe que se encuentra en desventaja en el mundo laboral.

Entonces, las personas recurren a la mentira porque sienten que es la única arma con la cual pueden disfrazar su inexperiencia. Y si mentir en un currículum es algo muy común, ¿cómo funciona la información que brindamos?

Ante un mundo altamente competitivo ahora los reclutadores toman mayores precauciones a la hora de dar a conocer sus veredictos. Precisamente, en dichos procesos de selección se intenta descartar a quienes mienten.

Lo cierto es que siempre se debe recordar que, por encima de todo, la mejor carta de presentación es la honestidad, aunque no está de más que sepas de las seis grandes mentiras más habituales usadas por los candidatos a la hora de redactar su currículum.

1. Experiencia laboral

Mayormente los candidatos más jóvenes son los que tienden a mentir en este punto, ya que con frecuencia, las empresas piden ciertos años de experiencia laboral que los recién egresados no lo tienen.

Pero, esta mentira también existe entre candidatos mayores o con amplios vacíos en su vida laboral. Se debe evitar inventar empleos, señalar actividades que no se realizó o ampliar el tiempo en que se estuvo en un empleo anterior, ya que con algunas llamadas telefónicas, la empresa podrá verificar la veracidad de lo que se indica.

Por ello que inventar puestos laborales, o en ocasiones, hasta empresas ficticias, no es lo más inteligente. Si se descubre el engaño puede cerrarle las puertas en un empleo o hasta provocar el despido si se dan cuenta de la mentira una vez que fue contratado.

2. Idiomas

Con mucha frecuencia, los candidatos aseguran tener mayores conocimientos de algún idioma de los que realmente poseen; especialmente, el inglés.

El problema llega en la entrevista donde piden responder a algunas preguntas en ese idioma. Si no se desea hacer evidente tal falta de conocimiento, es mejor que se diga la verdad desde un comienzo en el currículum.

Se puede compensar comprometiéndote a llevar clases del idioma para adquirir el nivel que necesita la empresa en un mediano plazo.

3. Estudios

También no son pocos los candidatos que suelen mentir acerca del nivel de educación con que cuentan. Si no se terminó la carrera y se presenta como licenciado, la mentira se pondrá al descubierto fácilmente cuando la empresa pida una constancia o cédula profesional.

Es mejor indicar el nivel de educación verdadero y expresar el interés por seguir con los estudios. Entonces, rellenar huecos en blanco con algún título universitario o Master es un gran desacierto, ya que se debe recordar que los reclutadores tienen ese “olfato especial “ para comprobar estos datos.

4. Conocimientos

Otra de las grandes mentiras más usadas en el currículum es el exagerar el conocimiento de programas de software, de computación o habilidades necesarias para el puesto. Si no se sabe operar un sistema Mac, usar Photoshop u operar una máquina industrial, es mejor que se diga la verdad.

Porque si uno resulta contratado, todos esperarán que se haga sin ayuda y nadie podrá enseñará a hacerlo. De esta forma se pierde la credibilidad o hasta ocasionar un accidente, en el peor de los casos.

No hay que olvidar que antes de “inflar”el currículum para aumentar las posibilidades en el mercado laboral es mejor plantearse otras opciones para tener una buena impresión del empleador.

Por ejemplo, ir al grano en la exposición, resaltar aquello en lo que puedes destacar y, sobre todo, las habilidades personales (proactividad, organización, capacidad de aprendizaje, etc.)

5. Referencias fantasmas

Otro punto a considerar es que se debe evitar dar como referencia el nombre de alguna “referencia” que apenas se conoces pero que tiene un título importante o,peor aún, colocar nombres ficticios e inexistentes pero con grandes pergaminos laborales.

Los que revisan el currículum vitae y están pensando en conceder una entrevista de trabajo van a comprobar esos datos, y precisamente desearán hablar con aquellas personas que hayan trabajado con el postulante.

Por supuesto, hay que olvidarse de los familiares y amigos, aunque solamente sea para rellenar espacios. Al entrevistador eso no le interesa.

Hay una típica frase que dice que “las mentiras tienen las patas cortas”. En un currículum, además, el engaño no tiene pies. Si se miente uno debe ser consciente que alguien va a comprobar los datos que facilitas.

¿No lo crees así?

Vía: Workopolis
Foto: sbh

comments

Autor entrada: @Equipo Pymex M

Deja un comentario