10 inmejorables consejos para administrar tu tiempo

administrar-tiempo

Casi siempre en algún momento de nuestra hemos pensado en tomar medidas para administrar nuestro tiempo, o tal vez nos hemos animado a leer un libro sobre el tema o quizá se te haya ocurrido usar algún tipo de calendario para organizarte y ordenar tus prioridades. Sin embargo, ¿aun cuando haces todo esto sientes que tu vida continúa en la desorganización? ¿Sientes que siempre tienes asuntos pendientes y que te falta el tiempo?

Lamentablemente, has descubierto que todo lo que has aprendido sobre administrar tu tiempo es una pérdida de tiempo. Primero, antes de conversar, es bueno que tengas una definición de qué es el tiempo. El diccionario lo define como: “El punto o periodo en el que las cosas pasan”. Recuerda, hay dos tipos de tiempo: el tiempo del reloj y el tiempo real. En el primero hay 60 segundos en un minuto, 60 minutos en una hora, 24 horas en un día y 365 días en un año. Cuando alguien cumple 50 son exactamente 50 años, ni más ni menos.

Muy bien sabemos que todo el tiempo es relativo. Muchas veces el tiempo está condicionado por las actividades que realizamos o la compañía que tenemos. ¿Pero cuál es el tipo de tiempo al cual te acercas? ¿El tiempo del reloj o el tiempo real, el tiempo bajo el cual vives? Piensa que los métodos que lees para administrar tu tiempo están diseñados para el tiempo del reloj, pero tú vives en otro tipo de tiempo.

No obstante, existe algo bueno: todo tiempo es mental. Eres tú quien crea el tiempo y quien puede manejarlo. Si quieres manejarlo correctamente, entonces, debes manejarte correctamente a ti mismo, sólo así comenzarás a administrar tu negocio sabiamente.

Uno puede pasar el tiempo haciendo una de estas tres actividades: pensar, conversar, hacer. No importa a qué te dediques tu trabajo se reducirá a estas tres actividades. Si eres emprendedor sabes que las interrupciones llegan a ser frecuentes y que puedes ser llevado en diferentes direcciones. Es cierto que en varias ocasiones no podrás eliminar estas interrupciones, pero sí podrás decidir cuánto tiempo inviertes en ellas.

Si deseas sacarle el máximo provecho a tus días, te dejamos a continuación unos tips para administrar tu tiempo:

  • Elabora un horario y registra todos tus pensamientos, conversaciones y actividades por una semana. Con esto podrás saber cuánto realmente puedes producir en una jornada, y al saberlo podrás administrar mejor tu tiempo. Con tus apuntes también podrás contabilizar exactamente cuánto gastas produciendo resultados y cuánto pierdes en pensamientos, conversaciones y acciones improductivas.
  • Cualquier actividad o conversación importantes para tu negocio deben contar con un tiempo privilegiado. Siempre tenemos una lista de pendientes y esa lista va agrandándose cada vez que no podemos concluirla. Una alternativa para esto es conseguir un libro de tareas donde planearás tus citas y crearás bloques concretos para dedicarlos a tus pensamientos, conversaciones y acciones más importantes. Pero todo lo anterior debe estar sustentado bajo la base sólida de la disciplina.
  • Pasa la mayor parte del tiempo con esas actividades, pensamiento y conversaciones que terminan siendo las más productivas para ti y para tu negocio. Son estas acciones productivas de las que no deberías separarte.
  • Cuando elabores tus horarios siempre ten en cuenta un margen error. Es decir, incluye en tu lista ese tiempo inevitable en el cual serás interrumpido.
  • No debes comenzar tu día a lo loco sino que tómate los primeros 30 minutos en organizar tus actividades. No empieces hasta que completes tu plan. No puedes ir a ningún lado sin ningún plan.
  • Toma con calma tus decisiones. Ante cada llamada o cada tarea piensa en los resultados que deseas obtener. Esto te ayudará a visualizar el éxito antes de que empieces. Sólo así sabrás si has conseguido los resultados deseados.
  • Pon un letrero que diga “no molestar” cuando el tiempo apremie para concluir un trabajo. Pero, ante todo, recuerda que eres tú quien debe respetar tu tiempo; luego, los demás lo respetarán.
  • No contestes el teléfono sólo porque estos suenan y los emails sólo porque estos llegan. No prestes mucha atención a las personas al menos que sea algo importante para el futuro de tu negocio. En lugar de eso, planea tu tiempo para responder.
  • Aléjate o bloquea Facebook u otras redes sociales, al menos, que sean necesarias para tu empresa.
  • No te estreses en demasía: recuerda que es imposible terminar todo. Otro dato a considerar es que sólo el 20 por ciento de tus pensamientos, conversaciones y actividades re relacionan directamente con el 80 por ciento de tus resultados.

 

Vía: entrepreneur.com

Foto: Peru21.com

Deja un comentario