10 poderosas preguntas que debes hacerte para ser feliz

como ser feliz

Una de las mejores maneras para establecer hábitos mentales que causen un efecto positivo en tu vida es hacernos frecuentemente preguntas que refuercen el pensamiento positivo. Entonces,  ¿cómo puedes aprovechar el poder de las preguntas en tu vida?

Puedes aprovechar la persistencia y convertirla en una poderosa herramienta en la dirección de tu camino hacia el bienestar emocional. Si tu cerebro es tan persistente y hábil en la búsqueda de respuestas a las preguntas que te haces.

Entonces, añade estas 10 preguntas de introspección rápida para poder tomar el control de tu mente y disfrutar de una vida positiva.

1. ¿Qué cosas de mi vida me hacen sentir orgulloso?

A pesar de que en ocasiones nos cuesta mucho reconocer nuestros logros, debemos entrenar nuestro cerebro con esta pregunta que nos permitirá apreciar nuestros propios triunfos. Entrena tu cerebro con frecuencia para mantenerlo a la vanguardia de tu pensamiento.

Lee también: 20 consejos sencillos para ser feliz

2. ¿A quién amo y por qué los quiero?

No hace falta recordar que el amor es una emoción humana muy importante y de gran alcance. Ya se trate del amor platónico, del amor por una pareja, o el amor por la familia, aprender a mantener los rostros de tus seres queridos cerca y recordar con frecuencia los buenos momentos que compartieron juntos, y los momentos que te hicieron sonreír harán que tu vida tenga sentido.

3. ¿Qué increíbles, impresionantes y hermosas cosas puedo ver en mi actual línea de visión?

Esta es una gran pregunta que debes mantener en tu arsenal en tiempos de aburrimiento o nervios. Si estás esperando en la cola, o dirigiéndote a una reunión o a un evento que te pone ansioso, sé consciente de las cosas hermosas que te rodean. Te sorprenderás de lo que te ayudará a levantar tu estado de ánimo.

4. ¿Cómo puedo ser afortunado?

Seguramente te has preguntado alguna vez ¿por qué tengo tan mala suerte? Pero la verdad es que tienes que entender que el mundo no está conspirando contra ti y que un pensamiento diferente te puede dar una nueva perspectiva sobre la vida. Entonces, hay que apreciar las cosas que tienes y ser agradecido, esto creará tu propia suerte.

5. ¿Y qué pasaría si esta fuera la última vez?

Todos conocemos el viejo principio filosófico que dice que “hay que vivir cada día como si fuera el último”, pero esta idea no debe reducirse a un mero cliché. Tómate un día libre y piensa si realmente has hecho de tu vida lo que habías querido y qué cosas puedes comenzar a hacer.

6. ¿Recuerda 3 cosas positivas que te han pasado recientemente?

Si estás pasando por un periodo difícil de tu vida, es normal sentir que todo va a salir mal. Sin embargo, seguramente también habrán un montón de cosas buenas que están pasando en tu vida en este momento. Es bueno que adquieras el hábito de hacerte esta pregunta para recordar aquellos acontecimientos y momentos que te han hecho realizado y feliz.

7. ¿Qué puede ser bueno hoy?

Esta es una pregunta muy simple pero que puede tener un gran impacto en la vida. Hay que probarla y agregarla en la rutina diaria al empezar cada mañana mientras uno se cepilla los dientes o se salga camino al trabajo.

8. ¿Cómo puedo llevar alegría a mis relaciones personales?

Nuestras relaciones con los demás son muy importante para nuestro sentido general de bienestar, pero la gente suele confundir ser “estricto” con ser una persona feliz o exitosa. Siempre se debe tratar de buscar las cosas positivas a las personas en lugar de sus defectos, pues aunque todos tenemos cosas malas en nuestra personalidad, es mucho mejor hacer un amigo que un enemigo.

9. ¿Qué puedo hacer hoy para dar forma a mi futuro emocionalmente?

Nunca se debe perder de vista el futuro, especialmente si estás atravesando por un mal día. Recuerda que los malos días y las malas semanas no duran para siempre, aunque a veces lo sientas de esta manera.

10. ¿Qué me apasiona?

Esta pregunta explora la diferencia entre dos emociones muy diferentes que a menudo se pueden utilizar para motivarnos: la pasión y el miedo. Siempre se debes tratar de llamar la motivación de la pasión en lugar del miedo, pues la pasión nace del optimismo, de la energía y de la gratitud, mientras que el miedo se relaciona con el juicio, el resentimiento y la culpa.

Vía: todo-mail.com
Foto: quieroserfeliz.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL