12 principios de la eficiencia de Emerson

cadena industrial

Los 12 principios de la eficiencia de Emerson fueron promulgados en 1912 en un libro que lleva ese mismo nombre, en el cual Harrington Emerson, (2 de agosto de 1853 – 2 de septiembre de 1931), uno de los más avanzados discípulos de la escuela de la administración científica, expresó que las ideas son el factor productivo más importante.

Y esto por encima del capital, la tierra y la mano de obra) y que éstas se deberían centrar en eliminar el despilfarro y en crear un sistema industrial más eficiente. Pueden ser empleados como indicadores, en cualquier industria, para medir y localizar sus ineficiencias ya que son premisas básicas, interrelacionadas entre sí, formuladas con la intención de que los procesos empresariales funcionen con fluidez y permitan generar el sustento necesario para el crecimiento de las organizaciones.

A continuación una breve descripción de cada uno:

Suscríbete a nuestro boletín informativo




1. Definición clara de los objetivos (ideales)

Saber lo que se está tratando de lograr. Eliminar la vaguedad, la incertidumbre y la falta de fines tan característica de muchas empresas.

Lee también: Competitividad Empresarial

2. Emplear el sentido común

Un sentido común supremo que lo capacita a uno para distinguir entre los árboles y el bosque. Es un sentido común que lleva al conocimiento y pide consejo de todos los departamentos, no está confinado a una sola posición y, sin embargo, mantiene la dignidad del equilibrio

3. Buscar activamente el consejo de personas competentes

La complejidad creciente de la empresa requiere el uso frecuente de expertos técnicos.  Por lo tanto, para asegurar que en todas las áreas se utilizan las mejores prácticas, debería utilizarse un consejo competente y el directivo debería ser receptivo al consejo ofrecido por tales asesores.

4. Disciplina

La función de este principio es asegurar la lealtad y la observancia de los once principios restantes.

5. Trato justo

Los directivos necesitan tres cualidades importantes: simpatía, imaginación y, sobre todo, sentido de justicia. El mayor problema para asegurar un trato justo es el fracaso en el establecimiento de equivalencia entre el salario y el resultado.

6. Mantener registros fiables, inmediatos, adecuados y permanentes

El objeto de los registros de información consiste en aumentar el alcance y el número de las advertencias, proporcionarnos más información que la que usualmente recibimos mediante nuestros sentidos. Con contabilidades atrasadas, sin información presupuestal, sin flujos de caja día a día, es imposible la toma de decisiones racional. Los registros proporcionan las bases para la toma de decisiones.

7. Despacho (Expedición)

Planificación científica a través de la cual cada pequeña función es efectuada de manera tal que sirve para unir el todo y capacita a la organización para llegar a su objetivo, para lo cual se deben formular técnicas eficaces de plazos y control de la producción. Para que una organización sea eficiente es necesario que “despache”, que tenga garantizado lo que podríamos llamar la infraestructura mínima.

8. Normas y programas (estándares y guías)

Se debe hacer explícito un método y un tiempo para que las tareas se ejecuten, lo cual se logra a través de estudios de tiempos y movimientos, del establecimiento de estándares de trabajo y de la planificación de la producción, de tal manera que se establezca un ritmo “crítico” constante que permita la máxima eficiencia.

9. Condiciones estandarizadas

Se debe procurar una uniformidad del medio ambiente organizacional, de tal manera que se reduzca el desperdicio de tiempo, de esfuerzo y de dinero.

10. Operaciones estandarizadas

La estandarización de operaciones, en todo tiempo y lugar posibles, elevará grandemente la eficiencia. La estandarización de las operaciones constituye el plan operativo detallado, que si no es supervisado día a día no logrará la obtención de los objetivos estratégicos. Se trata de uniformar los métodos, las formas en que se ejecutan las tareas.

11. Instrucciones escritas, prácticas y estandarizadas

La documentación de las labores es esencial, si existiera la costumbre obligatoria de dejar por escrito lo que se hizo, cómo se hizo, por qué se hizo y qué resultados produjo, no se repetirían los errores y se aceleraría el progreso.

12. Recompensa a la eficiencia

El trabajo bien hecho, eficiente, merece ser recompensado, para lo cual es recomendable el establecimiento de programas de incentivos que motiven a los trabajadores en la búsqueda de la eficiencia individual y de esta manera, colaboren en la construcción de la eficiencia organizacional.

Vía: ciclog.blogspot.pe
Foto: wemakemoneynotwar.blogspot.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P