23 hábitos que tienen los profesionales de éxito

Las personas más exitosas mantienen y dominan los buenos hábitos. Saben lo que deben hacer todos los días y que su energía debe estar dirigida hacia lo que de verdad importa cuando se trata de alcanzar sus metas.

Realmente no existen fórmulas secretas o mágicas para conseguir el éxito, pero sí se puede revisar entre las cosas que tienen en común las personas consideradas como triunfadoras.

Y más allá de los números, más allá de las grandes ideas, hay algo que marca el éxito de un profesional: son los factores “x” que los diferencian como una clase diferente.

Estos factores que son marca y seña de los profesionales de éxito están basados en diversos hábitos que pueden empezarse a practicar hoy mismo.

1. Conocen las competencias necesarias para su siguiente trabajo

Todo el mundo intenta ser brillante en las competencias necesarias para su trabajo, pero las personas de éxito también se preocupan de adquirir los conocimientos necesarios para triunfar en sus siguientes puestos.

2. Se expresan en las reuniones

Sobre todo si se encuentra en una reunión importante, intimidado por los grandes, o no entiende demasiado sobre el tema que se está tratando, es fácil permanecer erguido y escuchar, pero quienes consiguen ascensos no esperan a que se les de permiso o les inviten a hablar – se aseguran de que todo el mundo de la sala sepa que tienen algo importante que decir.

3. Se visten para el trabajo que desean

Se habrá oído miles de veces ; pero es una verdad irrefutable. La gente que asciende en su trabajo se fija en los que están por encima de ellos e imitan no solo su forma de vestir, sino también la forma en la que se presentan en la oficina.

4. Conocen a los grandes

Es muy difícil conseguir promocionarse si el superior por encima de su jefe no sabe quién es usted ; de forma que hay que proponerse conocer a los grandes de su departamento.

5. Saben cómo deben comunicarse con los grandes

Si se ha asistido alguna vez a una reunión a nivel ejecutivo, se sabrá que los directores de alto rango se expresan de manera algo diferente a todos los demás. Por tanto, si se quiere alguna vez hacerlo igual, es esencial que aprenda a hablar con determinación.

6. Toman las riendas de la situación

Cuando hay que enfrentarse a un reto laboral, a un obstáculo o a un equipo con la moral baja, la mayoría de la gente se encoge de hombros y dice, “Bueno, no hay mucho que hacer aquí”. Pero las personas de éxito toman las riendas de la situación.

7. Son conscientes de que tienen que trabajar lo máximo posible

Ya sea a mitad del día, durante una tranquila mañana o una reunión, la gente de éxito siempre saben cómo emplear este tiempo para beneficiarse.

8. Buscan oportunidades de liderazgo

Tanto si se trata de ofrecerse para liderar un equipo de proyecto, como si es como voluntario para instruir a un empleado junior o asumir la responsabilidad de formar a los nuevos becarios, quienes quieren promocionarse no esperan a que les lleguen las oportunidades: buscan a su alrededor dónde hace falta un líder y se lanzan.

9. Buscan aliados en la organización

La mayoría se esfuerza por impresionar a sus jefes, pero la gente que más éxito consigue es la que se esfuerza por impresionar a todo el mundo, desde el administrativo del departamento de correos y el recepcionista, hasta sus iguales y superiores porque saben que no son nadie sin un equipo de gente a su lado.

10. Prestan a la gente toda su atención

Saber escuchar es una de las competencias que más buscan los empresarios en sus potenciales y actuales empleados, y esto va correlacionado con la percepción de su habilidad para liderar.

11. Siempre actúan con profesionalidad

¿Aceptarías que tu jefe no cumpliera los plazos y olvidase responder a los e-mails ? Por supuesto que no: por eso, si se quiere ascender, de igual modo tampoco se debe mostrar comportamientos de ese tipo.

Te puede interesar: 10 cosas que las personas exitosas hacen durante la primera hora de trabajo

12. Son puntuales

No solo porque es lo correcto, sino también porque se aseguran un sitio donde sentarse en la mesa de conferencias, en vez de quedarse apiñado en la parte de atrás de la sala.

13. Piensan como jefes, no como empleados

Los empleados esperan instrucciones sobre lo que tienen que hacer; los jefes piensan de forma estratégica lo que hay que hacer y lo hacen. Los empleados hacen bien su trabajo mientras que los jefes tienen el compromiso de hacer que los empleados trabajen bien.

14. Toman nota de sus logros

Desafortunadamente, aunque el jefe piense normalmente que hace un buen trabajo, probablemente no lleve la cuenta exhaustiva de sus logros, y es por ello que las personas de más éxito llevan el control de sus propias ventas, de los resultados de sus proyectos y de los mejores feedback aportados por sus clientes.

15. Se centran en los resultados, no solo en los procesos

Tal y como se haría en nuestro currículum, no hablar de las tareas de nuestra lista que se ha cumplido; sino referirse de los resultados cuantitativos del trabajo.

16. Prestan atención a otras personas que consiguen promocionarse

Las reglas para ascender son algo diferentes según el lugar. Hay empresas que incentivan a los comerciales que ofrecen un mayor rendimiento, otras promueven a aquellos que embaucan con su discurso en las reuniones. Aunque no haya un verdadero modelo, se puede aprender mucho sobre lo que se necesita para ascender en una organización si se observan los comportamientos, los hábitos y los logros de las personas que han conseguido el éxito.

17. Escuchan los feedback

Puede ser difícil asumir los feedback, pero los empleados de alto nivel saben cómo tomárselos en serio sin que sea algo personal; y lo que es más importante, cómo llevarlos a cabo.

18. Resuelven los problemas

Cualquiera puede presentar una queja en el buzón de sugerencias, pero la marca de un empleado realmente brillante es proponer soluciones a esos problemas. Cuando alguien se encarga de resolver los problemas demuestra que le importa no solo su propia carrera, sino también la salud del negocio a largo plazo.

19. Identifican las deficiencias

Aunque no haya grandes problemas en su trabajo, probablemente haya cosas que podrían mejorarse o ser más eficaces. En el caso de ser una de las personas que identifique estas deficiencias y  saber además cómo se pueden solucionar; no solo hará que su vida sea más fácil, podrá demostrarle a su jefe que está preparado para mejorar las operaciones de todo el departamento.

20. Hacen seguimiento del negocio en su conjunto

Los directores sénior no solo saben lo que acontece en su área de trabajo – también saben lo que ocurre en el conjunto del negocio para poder ayudar en el panorama general. Un buen comienzo es establecer una Alerta de Google con el nombre de su empresa para estar siempre al corriente de los acontecimientos.

21. Hacen seguimiento de otras áreas del negocio

Si existe un área que no conozca bien – como puede ser el área financiera, RR. HH. o la cadena de suministro; hay que presentarse a la gente de ese departamento y pedirles que le dejen acompañarles durante una tarde para conocer su trabajo.

22. Tienen el compromiso de aprender

Aprenden sobre la empresa, la industria y el mundo en general – las personas de gran éxito hacen preguntas, asisten a congresos y a cursos y siempre trabajan para mejorar sus competencias y aprender cosas nuevas.

23. Socializan

Tanto si es justo como si no, los jefes ascienden a la gente con las que les gusta estar. Por eso que los que ascienden trabajan duro de 9 am a 5 pm, pero también saben que es importante tener tiempo libre para pasar un buen rato.

Vía: es.insider.pro

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados