5 claves para convertirte en un líder inspirador

Para ser un líder, no se necesita ser un ser un funcionario electo o un director ejecutivo. Un líder es alguien a quien los demás quieren seguir constantemente en busca de tendencias e ideas nuevas.

Si se quiere realizar cambios importantes dentro de la gestión laboral, y convertirse en un profesional de la inspiración para que el equipo de trabajo lo vea como un líder, se necesita conocer algunos secretos acerca de cómo ponerlo en práctica.

En este sentido, un líder inspirador, tiene que ver más con predicar con el ejemplo. Si un líder es una persona cabizbaja, que se centra meramente en lo burocrático y se rodea de gente que poco se implica con lo que hace, no es un buen líder.

Un líder debe tener el mismo espíritu emprendedor que debe saber encontrar en sus empleados. La buena noticia es que existe una sencilla estrategia para convertirse en un líder inspirador:

Suscríbete a nuestro boletín informativo


1. Realizar una motivación personalizada

Es común que en un equipo de trabajo existan trabajadores con sensacionales conocimientos o habilidades pero sufran de bloqueos emocionales, miedos o frustraciones que les impiden destacar, generando desmotivación y desgano para hacer sus tareas. Esta situación, suele reflejarse en una baja productividad y dificultad para alcanzar las metas.

Aquellos trabajadores necesitan de una motivación personalizada. Para realizarla basta con 3 simples pasos. En primer lugar se debe generar un clima de confianza entre él (o ella) y tú para dar el siguiente paso. Ahora, preguntarle directamente por su impedimento y/o malestar. Al final de cuentas uno se convierte en una especie coach para el equipo. Si se le indica el camino, se comparte tips y experiencias que les ayuden a superar sus bloqueos emocionales generarán respeto y admiración por la persona.

2. Compartir anédoctas personales

Hay que platicarles, de manera grupal o en privado, de la manera en que se aprendió ciertas cosas de la vida, del trabajo, en pocas palabras, cómo se fue adquiriendo la propia filosofía de trabajo.

Los trabajos que se ha pasado y cómo se logró superar los obstáculos. Hay que recordar que mucha gente necesita creer que las cosas son posibles y si ven en ti a alguien que ha salido adelante, te convertirás en un símbolo de esperanza para ellos mismos.

Te puede interesar: ¿Cómo puedes ser líder sin ser un jefe o un gerente?

3. Reconocer el trabajo bien hecho

Cuando un colaborador tenga un desempeño sobresaliente o haya aplicado su máximo esfuerzo en algo felicítalo inmediatamente. Nunca permitir que un buen trabajo no se note.

4. Corregir el trabajo mal hecho con inteligencia

Esto es más fácil de lo que uno se imagina. Sólo se requiere práctica para dominar esta estrategia. Cuando un colaborador realice un trabajo que no tenga los estándares de desempeño que se espera, se debe acercarse en privado a él, poner sobre la mesa lo que hizo de manera inadecuada y preguntarle qué es lo que puede hacer la siguiente vez para que no vuelva a cometer el mismo error.

5. Alinear las metas personales de tus colaboradores con las metas de la empresa

Muchos líderes no prestan atención a este detalle y pierden gran parte de su fuerza motivadora, dificultando la posibilidad de lograr resultados con más facilidad.

Vía: Entrepreneur

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL