5 claves para ser un buen jefe sin ser odiado en la empresa

5 claves para ser un buen jefe sin ser odiado en la empresaMuchas personas se preguntan cómo pueden ser buenos jefes sin parecer un ogro. La idea que tenemos de que si eres jefe tienes que ser un tirano, algo que por supuesto te genera mucha incomodad y que quieres evitar a toda costa; con lo cual tiendes hacia el otro extremo, ser blando e intentar ser amigo de tus empleados, con no muy buenos resultados.

En muchas empresas hay muchos jefes, cada uno con sus características, algunos muy buenos y otros muy malos. Por ello, vamos a ver lo que haría un jefe sin ser tan tirano en el trabajo:

– No confundían la autoridad con el autoritarismo. Eran firmes, exigentes, te decían lo que hacer y para cuando, pero sin órdenes ni descalificaciones de ningún tipo. Al contrario, amablemente y con una sonrisa en la boca. Eso no quita que no tuvieran sus malos días, como todos, o que no se enfadaran de vez en cuando; pero siempre con respeto y sin faltar.

– Eran muy motivadores, siempre animándote, creyendo en ti, dándote ese voto de confianza, ese “tú puedes” que te hace llegar muy lejos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




– Querían lo mejor para el empleado. Un buen jefe te dice “lo que yo quiero es que llegues donde yo estoy o más lejos, y te voy a ayudar en todo lo que pueda”. Imagínate el apoyo que sientes, no hay competencia absurda, no hay aquí mando yo y tu no vas a llegar tan alto en tu vida porque eres un inútil miserable.

– Sabían escuchar. No se obcecaban con su forma de ver las cosas ni se cerraban a aprender. Escuchaban con atención ideas y sugerencias y hacían las críticas constructivas que hicieran falta o te aplaudían la iniciativa.

– Daban libertad. No hay nada que me agobie más que tener a alguien encima continuamente, por eso apreciaba muchísimo que dieran libertad y dejaran un poco a mi aire. El poder hacer las cosas cuándo y cómo quisiera siempre y cuando lo hiciera. Por supuesto eso tiene sus desventajas, estás tan involucrada en tu proyecto que trabajas fines de semana y todo lo que haga falta.

Lo que importa es que al final del día o de tu carrera sientas que lo has hecho lo mejor que has podido, que has sido íntegra, respetuosa, amable y que les ha ayudado en todo lo que has podido.

Fuente: Gestiopolis.com

comments

Autor entrada:

Deja un comentario