5 infalibles técnicas de negociación para introvertidos

Son claves que se podrán aplicarlas a cualquier negociación y donde todos podemos aprender de ellas.

Son muchísimas las personas que se sienten más cómodas trabajando solas delante del ordenador o haciendo llamadas todo el día. Es a este tipo de gente que nos referimos cuando hablamos de introvertidos.

No hace falta que ser un ermitaño ni que se odie las relaciones sociales o ser incapaz de establecer contactos a nivel empresarial para ser de este tipo de perfil. Basta con sentirse más cómodo y en su “ambiente” analizando información, gestionando un negocio desde la perspectiva interna o sacando provecho de su alta capacidad de concentración que vendiendo un producto.

Ni siquiera significa que no se pueda ser un buen líder para cualquier tipo de negocio. Sólo hay que pensar en Warren Buffeft, Mark Zuckerberg o Bill Gates para comprobarlo. Todos ellos son de perfil altamente introvertido y reservados y capaces de triunfar en la vida y de inspirar a sus trabajadores y llevarlos hasta límites de motivación realmente espectaculares.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Al fin y al cabo los mejores negociadores no son ni arrogantes, ni soberbios ni charlatanes. Al contrario, son educados, firmes, respetuosos y de pocas palabras. Parecen más bien cualidades de perfil introvertido, ¿verdad?

Así que te ofrecemos aquellas 5 técnicas de negociación que encajan como anillo al dedo para introvertidos:

1. Mostrarse firme y cortés

La gente tiende a pensar que las negociaciones son por definición tensas, desagradables y en resumen un combate en el que siempre debe haber un claro vencedor y un claro perdedor. En la realidad, las mejores negociaciones son esas en las que ambas partes terminan sintiéndose satisfechas con el trato acordado. Para buscar esta estrategia “ganadora”, se debe ser educado y civilizado a la vez que mostrarse firme y respetuoso y pensar que si bien ahora se está en una posición enfrentada con quien quiera que se negocie, las relaciones profesionales son a largo plazo y no se sabe cuando ni en que situación se volverá a cruzarse a esa persona.

2. Evitar el lenguaje dubitativo

Esta es una técnica común para cualquier tipo de persona y negociación, pero se incluye aquí ya que los introvertidos suelen caer más en esta trampa que el resto. El lenguaje impacta enormemente en cómo el resto perciben el nivel de confianza y credibilidad. Hay que evitar frases no categóricas como puede ser ”Yo sólo/simplemente..”. Ejemplos de esto: ”Yo simplemente he pensado que…” o ”tan sólo quería saber si..”. En lugar de esto usa un lenguaje firme: ”Yo creo que” ”Quiero saber si”.

3. Dejar claro lo que se quiere desde el principio.

Muchas veces, simplemente pedir y dejar claro qué es lo que se quiere es solucionar más de la mitad del problema. Hay que tener coraje, esperar la oportunidad adecuada y lanzarse a la piscina.La conclusión es simple: buscar el momento oportuno y dejar claro qué es lo que se quiere. Si no se hace esto, nunca se sabrá si estarían dispuestos a pagarlo.

Te puede interesar: 5 consejos de marketing personal para introvertidos

4. Hacer preguntas abiertas

Las personas introvertidas suelen tener la importantísima capacidad de realizar las preguntas correctas y más trascendentales en cada momento, de escuchar atentamente la respuesta y de obtener las conclusiones más acertadas. Si es tu caso, esta habilidad puede ser tu mejor aliada en todo proceso de negociación.

Por ejemplo, se puede hacer preguntar con la intención de entender de forma más concreta la posición de la otra persona y reunir la información necesaria para idear la estrategia adecuada. Por ejemplo, preguntas del tipo: ”¿Has pensado qué pasaría si hiciéramos esto?” o ”¿Qué opinas tú de este nuevo proyecto y el curso que está tomando?”.

5. Abusar del poder del silencio

Los introvertidos tienden de forma natural a ser muy calculadores con sus palabras. Hay que aprovechar esto. En lugar de sentirse incómodo ante el silencio y querer llenarlo de palabras, se debe usarlo como pausa estratégica en cualquier tipo de negociación, por ejemplo cuando las cosas se pongan tensas o subidas de tono. Esto ayudará a parecer confiado y seguro de ti mismo además de impulsar a la otra parte a romper el silencio, cosa que quizás se vea forzado a hacer proponiendo algún tipo de acuerdo alternativo.

¿Qué opinas tú? ¿Crees que alguna sobra? ¿Otras opor agregar?

Vía: unidreamer.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P