7 cosas que aprender sobre la frugalidad en Japón

Si estás buscando maneras de ser frugal en tu vida cotidiana, aquí están aquellas cosas que puedes aprender acerca de esta filosofía de vida al estilo nipón.

Para los que no lo saben, la frugalidad es una filosofía de vida, que predica que se puede vivir con lo justo. En otras palabras, gastar sólo lo necesario, y ahorrar recursos en la mayor medida posible.

Es importante destacar, que como toda filosofía de vida, la frugalidad tiene sus pros y sus contras, dependiendo el punto de vista desde el cual sea analice. Así pues, no es posible decir, que ser frugal va a mejorar mi vida, o la va a arruinar.

Por el contrario, hay que entrar contexto con el comportamiento y las actitudes en consecuencia que se consideren a la hora de adquirir ésta particular forma de vida. Así que la frugalidad pretende como tal, brindar una alternativa de comportamiento frente al consumismo, y por tanto, mejorar el estilo de vida de las personas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Cuando uno es frugal, optimiza los recursos de cualquier tipo (dinero, tiempo…) de tal forma que el resultado sea vivir de manera holgada y controlar la mente para evitar gastar dichos recursos en lo innecesario. Así que te mostramos aquellas cosas que aprender sobre la frugalidad de la tierra del Sol Naciente.

1. Bicicleta para todos

Cada mes, es probable que se gasta una cantidad significativa de dinero tanto en su seguro del auto y la gasolina. En Japón, sin embargo, la gente usa la bicicleta, independientemente de su edad, lo que puede parecer abrumador, pero ya es un hábito de vida. Hay que comenzar poco a poco; ir a dar un paseo en bicicleta decente al menos una o dos veces por semana para luego ir incrementando los días para usarlo.

2. Uso del transporte público

Para algunas personas, andar en bicicleta es imposible. Es posible que tenga una dolencia física que le impide hacerlo, o puede que viven demasiado lejos de su escuela o lugar de trabajo. En ese caso, los japoneses también utilizan el transporte público a menudo. El pago de un billete de tren o el metro es poco probable que le cuesta tanto como el seguro del auto y al pego por la gasolina.

3. Ahorro de dinero

¿Sabías que muchas amas de casa japonesas suelen tener una cuenta de ahorros secretos que sus maridos no conocen? Mientras que no necesariamente tienen que esconder el dinero de su cónyuge, se puede encontrar maneras más eficaces de ahorro. Por ejemplo, configurarlo de manera que cada vez que el cheque es depositado directamente en la cuenta bancaria, parte de ella vaya a una cuenta de ahorros.

Te puede interesar: Cómo ahorrar dinero al estilo japonés

4. Seleccionar los espacios de vida con prudencia

En Estados Unidos, muchas personas se centran en lo grande que son sus casas, pero los japoneses no ponen mucho énfasis en las apariencias ostentosas. Ellos considerar lo justo en espacio para vivir por lo que tienen menos probabilidades de pagar un montón de dinero para el alquiler o la hipoteca.

5. Controlar la calefacción

Cuando llegan las temperaturas de invierno, es probable que se empiece a calentar todas las habitaciones de la casa. Sin embargo, en la cultura japonesa, la gente por lo general sólo calientan el ambiente en que se encuentran actualmente. Con un plan de diseño abierto, esta estrategia puede funcionar bien en mantener la casa caliente. Además, no se tendrá que pagar tanto dinero, ya que está calentando un espacio más pequeño.

6. Controlar el aire acondicionado

Al igual que los japoneses prefieren calentar una habitación a la vez, también se puede enfriar una habitación a la vez. Una unidad de aire acondicionado central lo convierte en un refugio fresco en un día caluroso, pero las unidades de ventana puede proporcionar el mismo efecto. No sólo se está ahorrando dinero, sino también se está protegiendo el medio ambiente.

7. Disminuir la carne

Una manera de emular los hábitos japoneses para ahorrar más dinero, si se trata de compras al mercado, es la eliminación de la carne cuando sea posible. No se tiene que seguir un menú vegetariano o vegano completo para lograr ese objetivo. Se puede considerar la decisión de no comer carne para una o dos noches por semana.

Vía: iaap-apc.org

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL