7 gestos y posturas que valen más que mil palabras

¿Miedo al hablar con los demás?, ¿no te salen las palabras de la boca frente a gente desconocida?

Son situaciones superables. Y para ello te vamos a enseñar algunos gestos y posturas que te darán más confianza en ti mismo. Pon a prueba estas recomendaciones y luego cuéntanos tu experiencia:

  1. Acuéstate, para obtener creatividad

Nuestro cuerpo segrega una sustancia llamada noradrenalina, la cual se activa cuando estamos en movimiento o permanecemos de pie. Según un último estudio de la Universidad Nacional de Australia, la noradrenalina sería la causante directa de la falta de creatividad en las personas. ¿Cómo solucionarlo? Acostándonos de vez en cuando, ya sea en el trabajo o en la casa. ¿Tú jefe pensará que estás holgazaneando? No importa, explícale que estás generando ideas geniales para el negocio.

Cruzarse-de-brazos

  1. Cruza tus brazos, para ser más determinado

No solo es una postura cool, el cruzar nuestros brazos es una postura que nos ayudará a concentrarnos más en un problema determinado. Es un movimiento casi natural en nosotros cuando nos encontramos en un fuerte aprieto.

  1. Con las manos sobre las caderas, para ganar confianza

¿Por qué Superman siempre mantiene esta postura antes de ir a resolver un problema? Lo que sucede es que esta postura nos hace ganar confianza a miles. ¿Tienes que hablar frente a un público inmenso? Antes de salir a escena, anda al baño y párate frente al espejo con las manos en jarra. Saca pecho y di “Soy el mejor del mundo”. Y listo. Ya tienes al público en tu poder.

  1. Tensa tus músculos, para ganar poder

¿Te has preguntado por qué los fisicoculturistas paran siempre realizando posturas en las que tensan sus músculos? Precisamente para demostrar poder. No importa si estás muy flaco o algo subido de peso, algo de músculo debes de tener. Si tienes una competencia deportiva que ves complicada de ganar, aprovecha este tip antes de jugar para que sientas el poder inundando tus arterias.

RAZONES-PARA-SONREIR

  1. Sonríe, para reducir el estrés

Ahora ya no es necesario profundizar en el tema de la sonrisa y los efectos positivos que puede dejar en ti. Solo te diré que la sonrisa tiene un poder mágico sobre el cuerpo que va más allá de lo mental. La sonrisa reduce la presencia del cortisol en el cuerpo, hormona responsable del estrés diario que padecemos.

  1. Párate a un costado, para reducir el conflicto

Hay una escena característica cuando dos personas discuten: uno frente al otro, mirándose cara a cara con una postura altamente agresiva. Por ello, cuando te encuentres en medio de un fuerte altercado, no te dejes dominar por la ira y recuerda que hay una forma de paliar la tensión. ¿Cómo? Si evitas ponerte frente a frente y optas por sentarte o pararte a un costado evitando la mirada de tu contrincante, lograrás aminorar la energía negativa y llevar al terreno de la paz tan enojosa situación.

  1. Mueve tus manos, para mejorar el aprendizaje

Hay una diferencia notable entre aprender de los libros y el Internet, que al aprender de un profesor. Un profesor no solo recurre a las palabras, sino a gestos con las manos o el cuerpo que ayudan a la retención del conocimiento formulado. Esa misma técnica que se aplica en los niños y adolescentes, la puedes utilizar a tu favor cuando quieras dar a conocer una idea ante los demás.

Vía: entrepreneur.com
Foto: elpais.es

Deja un comentario