7 lecciones del millonario Richard Branson que no aprendió en la universidad

Recibe esta noticia por Facebook




Nadie puede discutir el gran éxito del fundador y CEO de Virgin Group; tal vez su verdadero secreto de éxito fue el de tener personalidad, pasión y sueños, más que tener un título universitario.

Richard Branson, con una fortuna de US$4.200 millones, la cuarta en el Reino Unido y la número 225 en el mundo, lidera uno de los emporios de negocios más glamorosos del mundo: Virgin Group.

Se trata de un conglomerado de más de 300 empresas que operan en industrias que van desde las telecomunicaciones, la aviación comercia, el entretenimiento y el turismo espacial, con su nuevo emprendimiento Virgin Galactic.

Se trata de un magnate, hoy de 67 años, que fundó su primera empresa exitosa a los 16 años, la revista Student, cuando estudiaba en la Stowe School cerca a Londres. Pero sus notas académicas eran muy bajas, pues sufría de dislexia por lo que un año después abandonó los estudios para mudarse a la capital británica done fundó su primera organización caritativa, “Student Advisory Centre”. Lo demás es historia.

Precisamente, sobre la importancia o no de asistir a la universidad para tener éxito en los negocios, en una oportunidad Richard Branson dijo: “El tema es que la universidad no es lo mejor ni lo más importante, y ciertamente no es un prerrequisito para el éxito empresarial. No estoy diciendo que la gente no debería ir a la universidad si así lo quiere, solo estoy llamando la atención hacia los beneficios de aprender en la escuela de la vida. Desde mi perspectiva, el aprendizaje de la vida real es la mejor forma de adquirir habilidades”.



En este sentido, en un artículo en la revista Forbes, se destacan aquellas lecciones que el millonario no aprendió en la universidad:

1. Siempre intentar algo nuevo

El magnate señala que cuando se está intentando algo nuevo, todo es experimental, pues nunca se sabrá si tendrá éxito. Pero, para Branson eso no fue una barrera para atreverse a adentrarse en mares desconocidos donde puso sus metas y no descansaba hasta dejar su huella en ella.

2. No ser conformista

Branson asegura que si hubiera sido conformista en los negocios nunca habría entrado en el negocio de las aerolíneas. Su interés en la vida fue la de establecer retos y poder superarlos.

Te puede interesar: Lecciones de Richard Branson que cambiarán por completo tu negocio

3. Dar confianza

Todo emprendedor debe tener una personalidad fuerte para construir un negocio desde cero, pero también de entender el arte de la delegación. Por eso que Branson cree siempre en dar confianza. No se trata de ceder todo el control, pero sí permitir que las personas sientan que se les confía una responsabilidad.

4. No avergonzarse de los fracasos

Branson cree que se debe aprender más de los fracasos que de los éxitos y que solamente el entendimiento del error puede significar el éxito en el futuro.

5. Invertir en personas talentosas

El magnate también cree en invertir en personas cuyas habilidades aporten a la empresa. Una vez que se invierte en ellos, se recibirá una recompensa con su lealtad, trabajo duro y admiración.

6. Promover la creatividad y diversión

Para Branson, toda empresa tiene que promover la participación, tiene que ser amena y divertida para poder lograr que afloren los instintos creativos de los trabajadores.

7. La clave es la gente

Finalmente, el magnate británico asegura que la gente buena no solamente es crucial para un negocio, sino que es el negocio mismo. Por eso que el verdadero motor que hay detrás de cada empresa es su gente.

Vía: Forbes

[/sociallocker-bulk-1]